Reforma migratoria en EE.UU. no eliminará disparidades en salud

Washington ( EFE) La reforma migratoria integral aprobada por el Senado de EE.UU. en junio pasado poco hará para atenuar las disparidades en el cuidado de la salud que perjudican a los inmigrantes, según un estudio divulgado hoy.

El estudio apunta que la legislación podría abrir a millones de indocumentados la senda a la legalización y la ciudadanía, pero no les da acceso a los beneficios de la ley de reforma sanitaria promulgada por el presidente Barack Obama en 2010.

Algunos inmigrantes, una vez que puedan obtener empleos legalmente, quizá tengan acceso a los seguros médicos privados mediante sus empleadores, añadió el informe.

El Senado aprobó la legislación en junio con 68 votos a favor y 32 en contra, pero la reforma integral del sistema de inmigración todavía debe ser debatida en la Cámara de Representantes, donde la mayoría republicana se opone a gran parte de la ley de la Cámara alta.

"La legislación aprobada por el Senado representa el esfuerzo bipartidista más significativo para la reforma de inmigración en muchos años", indicó Leighton Ku, autor del informe y director del Centro para Investigación de la Política de Salud en la Escuela de Salud Pública de la Universidad George Washington.

La legislación, añadió Ku, "modernizará el anticuado sistema de inmigración del país y permitirá que los inmigrantes no autorizados se abran paso a la ciudadanía, pero en lo que se refiere al cuidado de la salud esa legislación no ofrece grandes cambios".

Un ejemplo, indicó el informe, es que la legislación no permitiría que muchos inmigrantes indocumentados se beneficien de los subsidios para la cobertura de gastos médicos, contenidos en la ley de 2010.

"La experiencia nos dice que, a largo plazo, la legalización de los inmigrantes no autorizados les ayudará a conseguir mejores empleos", añadió. "A su vez esto podría ayudarles a obtener el seguro médico privado por medio de su empleador".

El informe señaló que, dado que tantos inmigrantes continuarán sin seguro de salud, seguirán siendo una carga sobre los hospitales y clínicas públicas que les dan asistencia de emergencia.

Algo que podría aliviar la escasez de personal de cuidado de la salud en muchas partes del país es que la legislación hará más fácil que los médicos y enfermeras obtengan residencia legal en Estados Unidos si aceptan prestar servicio en áreas rurales o con un número insuficiente de clínicas.

El estudio prevé que, como resultado de la reforma aprobada en el Senado, más inmigrantes vendrán a Estados Unidos y eso creará una necesidad mayor de personal bilingüe que dé asistencia a los recién llegados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7