Régimen sirio y oposición se acusan de haber utilizado armas químicas

DAMASCO, ( AFP). El régimen sirio y los rebeldes se acusaron mutuamente el sábado de haber recurrido a armas químicas en el conflicto en Siria, donde Médicos Sin Fronteras (MSF) informó de la muerte de 355 pacientes con "síntomas neurotóxicos", aunque se mostraron prudentes sobre su origen.

Ante esas acusaciones, la ONU envió el sábado a un emisario para intentar obtener la autorización de investigar lo más rápidamente posible, mientras que el presidente estadounidense Barack Obama examinaba las eventuales opciones militares, aun cuando sigue siendo bastante reticente a toda nueva intervención militar en el Medio Oriente.

Después de que la oposición acusara al gobierno de haber recurrido a gases tóxicos, durante los ataques en la región de Damasco el miércoles, MSF informó acerca de "3.600 pacientes con síntomas neurotóxicos" que llegaron el miércoles a tres hospitales de la provincia de Damasco, de los cuales perecieron 355.

"Tres hospitales de la provincia de Damasco apoyados por Médicos Sin Fronteras han informado a la organización internacional médico-humanitaria de la llegada de aproximadamente 3.600 pacientes con síntomas neurotóxicos en un período de menos de tres horas durante la mañana del pasado día 21, de los cuales 355 fallecieron", indicó en un comunicado.

La ONG es la primera fuente independiente que confirma implícitamente la utilización de armas químicas en la región de Damasco, aunque dejó claro que "no puede confirmar científicamente la causa de estos síntomas ni establecer la autoría de ese ataque".

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) anunció por su lado este sábado que 322 personas murieron, entre ellas 54 niños, víctimas de "gases tóxicos" en el ataque del miércoles, según nuevos informes médicos.

"El OSDH contabilizó 322 muertos, entre ellos 54 niños, 82 mujeres y decenas de rebeldes, además de 16 cuerpos no identificados", indicó la ONG en referencia a ese ataque.

La comunidad internacional presiona para que los expertos de la ONU, que llegaron a Siria el 18 de agosto con la misión de investigar acerca de acusaciones previas de uso de armas químicas, puedan trasladarse rápidamente al lugar.

La alta representante de la ONU para el desarme, Angela Kane, llegó este mediodía a Damasco, para intentar obtener la autorización del régimen.

El ministro sirio de Información, Omran al Zobi, afirmó este sábado que el gobierno de Damasco "nunca usó armas químicas", rechazando así las acusaciones de la oposición al régimen del presidente Bashar al Asad.

Y el régimen sirio acusó este sábado a su vez a los rebeldes de haber utilizado armas químicas en el ataque del miércoles en Jobar, en las afueras de Damasco, para rechazar una ofensiva del ejército.

"Una unidad del ejército rodea un sector de Jobar donde los terroristas utilizaron armas químicas", afirmó la televisión pública, que dio cuenta de varios casos de "asfixia" entre los soldados que entraron en Jobar, un barrio de la periferia de Damasco.

Despliegue de medios militares estadounidenses

El presidente estadounidense, Barack Obama, que el viernes calificó de "muy preocupante" la posibilidad de que el régimen sirio haya bombardeado una zona rebelde con armas químicas, analizaba este sábado con sus consejeros la eventual respuesta de su gobierno, informó un funcionario de la Casa Blanca.

Obama ha ordenado a sus servicios de inteligencia "recabar hechos y pruebas para determinar lo que ha pasado" con el fin de poder tomar una decisión, explicó.

Washington anunció poco antes el despliegue de medios militares que permitan proporcionar "opciones" a Obama en caso de que ordene una intervención en Siria, país sumido en un conflicto que desde marzo de 2011 dejó más de 100.000 muertos, 7.000 de ellos niños, y obligó a huir a millones de personas, según la ONU.

El ministro de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, subrayó que este hecho no significa que se haya tomado la decisión de intervenir en Siria. De hecho, el país se ha abstenido de sacar conclusiones precipitadas.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, aseguró por su parte que todas las informaciones apuntan a "que hubo una matanza química cerca de Damasco e indican que el régimen de Bashar al Asad fue el que la originó".

Gran Bretaña, por su parte, indicó el viernes que cree que el régimen sirio es responsable del "ataque químico".

El portavoz de la diplomacia iraní, Abas Araghchi, en cambio, subrayó que "no hay ninguna autorización internacional para una intervención militar en Siria" y advirtió de las consecuencias de "cualquier acción o declaración que no harían más que generar más tensiones en la región".

Rusia, también aliada del régimen sirio, denunció que el ataque fue "claramente una provocación" de los rebeldes y consideró que "los llamamientos de algunas capitales europeas (...) a tomar ahora mismo una decisión sobre el uso de la fuerza son inaceptables".

Moscú pidió al régimen de Asad que coopere con los expertos de la ONU y reclamó a los insurgentes que les garantice el acceso a los lugares de los ataques.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7