Región sur de Chile sigue bloqueada por protestas

SANTIAGO DE CHILE (AP). La sureña región de Aysén continúa aislada por cortes de rutas que impidieron el arribo de turistas y causan desabastecimiento de combustibles, mientras el gobierno aun no decide si enviará a ministros a la zona para negociar.

La rebelión en la región de Aysén, 1.650 kilómetros al sur de Santiago, exige desde hace una semana que el gobierno del presidente Sebastián Piñera envíe el lunes a tres ministros a Puerto Aysén para negociar las demandas regionales.

Los ayseninos exigen una rebaja en los precios de los combustibles, 50% más altos que en Santiago, un sueldo mínimo superior a los 350 dólares; jubilación regionalizada; estabilidad laboral para los empleados públicos, mejoras en la salud y la educación, una universidad y un hospital regionales, y cuotas de mar para repoblar el fondo marino.

El fin de semana se incrementaron las ocupaciones de rutas y accesos a aeropuertos y puertos, agudizando el desabastecimiento. Se estima que la menos unos 500 turistas no pueden salir de la zona por la falta de combustible. También se sumaron otros actores a las protestas, como camioneros y taxis colectivos.

El obispo de Aysén, Luis Infanti, dijo que "es bueno que se escuche al pueblo de Aysén con urgencia" y advirtió que "la paciencia de un pueblo también tiene un límite".

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció el domingo que Piñera se reunirá el lunes en la capital con varios ministros para tratar la situación de Aysén y ver cuáles de sus demandas se pueden incluir en el Plan Aysén, dirigido al desarrollo de la zona.

Destacó que Aysén creció el año pasado un 19,2% y que el desempleo es muy bajo, un 4,2%. Dijo que "los resultados obedecen al esfuerzo y dedicación del gobierno a la región".

Hinzpeter, generalmente poco conciliador, reiteró su llamado a privilegiar el diálogo y los acuerdos, "y que le digamos no a la violencia".

El vocero del movimiento, Iván Fuentes, dijo a la AP que en Aysén, los precios de los alimentos son muy altos, que los pescadores artesanales poseen cuotas muy bajas de captura, que les permiten vivir solo unos meses del año y que muchas jubilaciones bordean apenas los 150 dólares.

La situación es muy similar a la de hace un año en Magallanes, región aledaña a Aysén, donde la ciudad de Punta Arenas paralizó un par de semanas, en medio de protestas diarias, hasta que logró la renuncia del ministro de Energía y obligó al gobierno a anular un alza en los precios del gas natural.

Esta vez el movimiento social cuenta con el apoyo de senadores y diputados oficialistas, como el legislador Antonio Horvarth, quien criticó al gobierno porque él mismo avisó de los problemas que se venían y no se hizo nada.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes