Región noroeste de Bolivia sigue en pie de guerra

LA PAZ (AP). El gobierno de Bolivia y líderes opositores coincidieron hoy lunes, en que se hicieron "grandes avances" para restaurar la paz en este país andino, sacudido por la peor ola de violencia en más dos años y medio de gestión del presidente Evo Morales.

Tras una reunión de casi siete horas, ambos sectores dijeron que pasaron a un cuarto intermedio hasta esa misma noche cuando regrese al país Morales, quien emprendía viaje a Chile para un encuentro con colegas sudamericanos preocupados por explosiva situación en Bolivia, con un saldo de por lo menos 30 muertos.

"Han habido grandes avances y esperamos que mañana (lunes a la noche) se suscriba un acuerdo", dijo el prefecto (gobernador) de Tarija, Mario Cossío, uno de los líderes en rebeldía al gobierno central, tras la reunión en la casa de gobierno y de la que no participó Morales.

Cossío es uno de los prefectos opositores que estuvo en ese encuentro, junto con los de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca.

Todos ellos reclaman a Morales la devolución de los ingresos petroleros que recibían sus regiones por el impuesto directo a los hidrocarburos y que detenga el proceso de reforma constitucional.

El viceministro de Descentralización Fabián Yaksic, que actuó como vocero oficial, dijo que "estamos negociando algunos detalles que faltan, pero el gobierno ve como un gran avance las soluciones a las que se han llegado".

Cossío y Yaksic se abstuvieron de revelar otros detalles de la reunión.

Horas antes, el gobierno anunció que el martes próximo el congreso nacional iniciará una investigación de lo que calificó como "la masacre de Pando", departamento boliviano en el cual murieron la mayor parte de la treintena de víctimas por los incidentes.

"El congreso instalará una comisión para investigar la participación directa del prefecto de ese departamento (Leopoldo Fernández) en ese crimen", dijo el vicepresidente Alvaro García Linera, en reunión de prensa en la casa de gobierno de La Paz.

Poco después, Fernández rechazó esas acusaciones y dijo que "el gobierno en su embuste y sus canalladas monta toda una farsa".

"Rechazo contundentemente esas acusaciones y si eso fuera verdad, yo estaría prófugo o habría huido y aquí estoy, entre la gente", agregó Fernández desde Pando en declaraciones a la televisora Unitel.

El domingo, el gobierno anunció su detención pero luego se desdijo.

Además de la violencia, que parecía en franco descenso, diversas zonas del país sufrían falta de alimentos o combustible como secuela del corte de rutas.

"Hay 35 puntos de bloqueos que paralizan la mitad del país", dijo Cossío al atardecer. "También están paralizadas fronteras con Argentina, Brasil y Paraguay, y esperamos que esto se solucione pronto".

Aunque las protestas se iniciaron por la devolución de los fondos que el gobierno descontó a las regiones para pagar un bono a los ancianos, la raíz de la disputa es esencialmente el rechazo de algunas regiones al proyecto constitucional que promueve Morales, la misma que debe ser aprobada en un referendo. Dichas regiones están impulsando su autonomía del gobierno central.

La delegada presidencial en Pando, Nancy Texeira, dijo que aún continúa el rescate de personas heridas o muertas que habrían sido emboscadas a la vera de un río.

Sin dar ninguna cifra de muertos en esa acción y al contestar a una pregunta, Texeira dijo que "es afirmativo" lo que dice el ministro de Gobierno Alfredo Rada en el sentido de que en Pando murieron más de 30 personas.

"Pero nosotros creemos que hay más que están por el monte, gente que esta hundida en el río", agregó.

Las cifras oficiales difieren según quién las diga.

El encargado de seguridad ciudadana de la prefectura de Pando, Alberto Murakami, dijo telefónicamente a la AP que "nosotros tenemos el reporte de 15 muertos y 55 heridos". Agregó que "los militares siguen llegando y ya están en las calles".

Morales dijo el sábado que el episodio de Pando fue obra de "sicarios brasileños y peruanos" bajo el manto protector de Fernández, quien negó cualquier responsabilidad en los hechos.

Fernández dijo el sábado que sigue en su cargo, pero Texeira dijo que "ya no es más autoridad porque hay mucho dolor".

"Hay que agarrarlo antes que se vaya y ya no se pueda", dijo Texeira, dando a entender que lo están buscando para detenerlo, tal como anunció Quintana que había ocurrido.

Pando está bajo estado de sitio, que prohibe las reuniones, el tránsito de más de tres personas en horas de la madrugada y la portación de armas.

Varios gobiernos latinoamericanos manifestaron su respaldo a Morales, y los mandatarios del sur del continente se reunirán el lunes en Chile para analizar la situación.

Como secuela de la espiral de violencia, Morales ordenó la expulsión del embajador estadounidense, Philip Goldberg, tras acusarlo de confabular con sus opositores.

"Quisiera decir que todas las acusaciones del gobierno son falsas e infundadas", dijo el domingo Golberg en una reunión de prensa en la embajada de su país en La Paz.

"A los que han malinterpretado mis acciones no les tengo nada que decir", agregó el diplomático, quien anunció que se iría, aunque no dijo cuándo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes