Cameron: Se procesará a padres que permitan la ablación de sus hijas

El primer ministro británico, David Cameron, anunció hoy una nueva legislación que permitirá procesar en el Reino Unido a los padres que no eviten la mutilación genital de sus hijas, entre otras medidas para combatir esa lacra.

Con motivo de la primera Cumbre de la Niña, celebrada hoy en Londres, el jefe del Ejecutivo presentó además un programa de prevención por 1,4 millones de libras (1,75 millones de euros) para formar a policías, maestros y trabajadores sociales, a fin de identificar casos de riesgo en este país.

Se calcula que en el Reino Unido hay 170.000 mujeres que han sido mutiladas y 65.000 menores de 13 años en riesgo.

Aunque la ablación es ilegal desde 1985, las primeras denuncias y procesamientos se han producido este año, tras un esfuerzo del Gobierno para proteger a las víctimas.

Entre las medidas anunciadas por el Ejecutivo durante la cumbre, organizada conjuntamente por el Reino Unido y Unicef, se incluyen también iniciativas internacionales para prevenir los matrimonios forzosos en 12 países en desarrollo.

En una intervención ante los presentes, entre ellos representantes de numerosos países y víctimas, Cameron dijo que la Cumbre de la Niña tiene la meta de "i legalizar las prácticas de la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil dentro de una generación".

El primer ministro indicó que quería que sus dos hijas crecieran "con las mismas oportunidades" que su hijo, así como todas las mujeres del mundo.

El director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, apuntó por su parte que esas prácticas "perjudican a las niñas de manera profunda y permanente".

" Las niñas no son propiedad de nadie. Tienen derecho a decidir su propio destino, y cuando pueden hacerlo, nos beneficiamos todos", afirmó.

Los datos difundidos por Unicef revelan que, aunque en las últimas tres décadas se ha producido una leve disminución de las prácticas de mutilación y matrimonios infantiles, existe el riesgo de que, si no se redoblan los esfuerzos, vuelvan a aumentar por el hecho de que crece la población.

Más de 130 millones de niñas y mujeres han sufrido algún tipo de mutilación genital femenina en los 29 países de África y Oriente Medio en los que esas prácticas son más comunes.

Además del profundo dolor físico y psicológico que sufren, las niñas mutiladas corren peligro de hemorragias prolongadas, infecciones, infecundidad y muerte, explica Unicef.

Según la organización de protección de la infancia, el matrimonio infantil es aún más común que la mutilación genital femenina y puede ser " causa de desventajas y privaciones de por vida".

A nivel mundial, más de 700 millones de mujeres han contraído matrimonio siendo niñas y, de ellas, más de una de cada tres -en torno a 250 millones de mujeres- se casaron antes de los 15 años.

El objetivo de Unicef es acelerar los esfuerzos para contrarrestar el crecimiento de la población y lograr que en 2050 el número de mujeres que son obligadas a casarse siendo niñas se haya reducido a 450 millones, mientras que las víctimas de mutilación y ablación genital se mantendrían en torno a los 130 millones actuales.

" Pese a que se trata de problemas de magnitud mundial, las soluciones deben tener carácter local, y las comunidades, las familias y las propias niñas deben impulsar las respuestas a fin de modificar las actitudes e interrumpir los ciclos que perpetúan la mutilación y ablación genital femenina y el matrimonio infantil", señaló Lake.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7