Renuncia del presidente alemán, nuevo problema para Merkel

BERLÍN (AFP). El presidente de Alemania, Christian Wulff, renunció el viernes tras verse salpicado por varios escándalos, complicando la situación política interna de la jefa de gobierno, Angela Merkel, obligada a lidiar al mismo tiempo con la grave crisis de la deuda en la Unión Europea (UE).

El jueves en la noche, la Fiscalía de Hannover pidió al Bundestag (cámara baja del parlamento) la suspensión de la inmunidad de Wulff, de 52 años, sospechoso de corrupción.

Poco después de las 10H00 GMT, Wulff anunció su renuncia desde el Castillo de Bellevue, sede de la presidencia en Berlín.

Este conservador que la canciller Merkel había conseguido elegir a duras penas en un puesto esencialmente honorífico, pero representativo de una autoridad moral, admitió que la "confianza" de sus conciudadanos está "afectada".

"Por esta razón, ya no me es posible ejercer mis funciones. Por esto dimito", declaró Wulff solemnemente, admitiendo haber cometido "errores", pero afirmando no haber hecho nada ilegal.

Tal como lo prevé la Ley fundamental (constitución), el interinato estará a cargo del presidente del Bundesrat (cámara alta del parlamento, que representa los Estados regionales), Horst Seehofer.

Angela Merkel, jefa de la primera economía europea sobre la que todos están atentos en este periodo de crisis, debió anular a último minuto una visita a Italia donde el viernes debía reunirse con el primer ministro Mario Monti, para conversaciones sobre el euro.

En una declaración desde la cancillería, Merkel dijo querer conversar con los partidos de oposición, los social-demócratas y los Verdes, "para proponer un candidato común para la elección del próximo presidente de la República". Para este efecto, anunció las primeras consultas el sábado entre los socios de la coalición de gobierno, las Uniones cristianas (CDU/CSU) y sus aliados Liberales (FDP).

La secretaria general del SPD Andrea Nahles y la jefa de los Verdes Renate Künast, cuyos partidos pedían se levantara la inmunidad del presidente, "saludaron" inmediatamente la oferta de la canciller.

Desde mediados de diciembre Wulff era blanco de las críticas de los medios y de la oposición, acusado de haberse aprovechado de su posición en la presidencia regional de Baja Sajonia (2003-2010) para obtener ventajas financieras diversas y múltiples, y después de haber tratado de acallar dichos casos.

A mediados de enero había rechazado dimitir.

El más joven presidente alemán daba una imagen de conservador moderno hasta que una serie de escándalos lo proyectó hacia los primeros planos de los medios.

Ataques casi cotidianos en la prensa le reprochaban haber ocultado un préstamo, haber gozado de vacaciones gratuitas gracias a ricos empresarios en Italia, Mayorca y Estados Unidos y luego, de haber tratado de presionar a periodistas, en particular los del poderoso Bild, para impedir nuevas revelaciones.

En junio de 2010, Merkel tuvo grandes dificultades para conseguir la elección de Wulff, después de la sorpresiva dimisión de su predecesor Horst Köhler.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes