Reporte: Guardia de Guantánamo admitió cometer abusos

SAN JUAN, Puerto Rico (AP). Las acusaciones eran contundentes: dos guardias en Guantánamo se habían jactado de abusar de detenidos y describieron los maltratos como algo de rutina. El Pentágono inmediatamente ordenó una investigación, en la cual absolvió a los hombres luego que éstos negasen haber hecho las declaraciones.

La pesquisa del año pasado pareció haber acabado con la controversia, pero una copia del reporte del investigador obtenida por The Associated Press revela que uno de los guardias le había dicho previamente a funcionarios militares que él había abusado de detenidos, mientras que el otro había atacado a un hombre haciéndose pasar por un detenido en un ejercicio de entrenamiento antes de ser enviado a Cuba.

Los críticos de la cárcel de Guantánamo dicen que ambas revelaciones son nueva evidencia de que la investigación fue una farsa.

Ben Wizner, un abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, dijo que la limitada pesquisa de las fuerzas armadas en torno a las acusaciones de violaciones por su personal subraya la necesidad de una revisión independiente de la prisión militar en Guantánamo.

"Como país, necesitamos lidiar formalmente con lo que ocurrió en Guantánamo", dijo Wizner, que ha visitado el centro de detenciones en esa base naval. El presidente electo Barack Obama ha prometido cerrar el lugar.

El teniente coronel de la Infantería de Marina Colby Vokey, ya retirado, cuya queja ante el inspector general del Pentágono fue la chispa que inició la investigación, dijo que el reporte muestra que las fuerzas armadas hicieron caso omiso de las declaraciones que ponían en tela de juicio las negativas de los guardias.

El coronel William Costello, portavoz del Comando Sur, se negó a comentar al respecto, diciendo que sería inapropiado decir algo adicional a lo "que ya anunciamos públicamente hace casi dos años".

Ese anuncio del 7 de febrero del 2007 dijo que no había suficiente evidencia para probar que los guardias se habían jactado de golpear a prisioneros.

La pesquisa militar fue iniciada luego que la sargento Heather Cerveny dijese a Vokey, su jefe, que el 23 de septiembre del 2006 había escuchado a guardias en un club en Guantánamo hablando sobre la forma en que golpeaban a detenidos y riéndose. Luego de que Volkey lo informase, el inspector general del Pentágono ordenó al Comando Sur que abriera una investigación.

En ese momento, Vokey era el abogado defensor del detenido canadiense Omar Khadr y Cerveny era ayudante de Vokey.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes