Reprimen manifestación contra importación de carne de EU

ETIQUETAS

SEÚL (AFP) - Manifestantes que intentaban bloquear la distribución de carne vacuna importada de Estados Unidos se enfrentaron este jueves con cientos de policías antimotines en el principal puerto de Corea del Sur, después de que el gobierno levantara oficialmente la prohibición.

El presidente Lee Myung-Bak, cuyo gobierno fue sacudido por semanas de grandes manifestaciones desencadenadas por el temor a la enfermedad de la vaca loca (ESB, encefalopatía espongiforme bovina), pidió que cesen las protestas.

Pero la Confederación de Sindicatos Coreana (KCTU) dijo que unos 100 de sus miembros protestaron contra esa medida en un muelle del puerto de Busan (sur), donde 3.300 toneladas de carne congelada norteamericana esperan ser inspeccionadas y distribuidas, y que cientos de sindicalistas fueron enviados en misiones similares a todo el país.

La policía, que desplegó unos 500 hombres, dijo que se registraron refriegas en Busan cuando sus fuerzas impidieron que algunos manifestantes entrasen a la zona de cuarentena. Un manifestante sufrió heridas leves y dos fueron arrestados, mientras otros continuaban participando en una sentada. Hasta el momento no ha habido intentos de enviar carne fuera de Busan.

Corea del Sur reanudó las importaciones después de obtener nuevas garantías de Estados Unidos contra la enfermedad de la vaca loca. En total, unas 5.300 toneladas se encuentran en depósitos refrigerados en Corea del Sur, esperando la inspección antes de ser enviadas a los consumidores.

Las autoridades encargadas de la cuarentena dijeron que por lo menos tres importadores locales les pidieron que comenzaran las inspecciones en los almacenes al sur de Seúl, pero que en Busan todavía no se han recibido esas solicitudes.

Corea del Sur firmó un acuerdo en abril para reanudar las importaciones, que habían sido paradas en 2003 después de un caso de vaca loca en Estados Unidos.

Las autoridades surcoreanas postergaron el inicio de las importaciones después de semanas de protestas callejeras. Algunos manifestantes temían supuestos riesgos para la salud y otros criticaban la política gubernamental en general.

Este mes, Corea del Sur envió negociadores a Washington para obtener garantías adicionales.

"Ha llegado el momento de concentrar nuestra capacidad en la reactivación económica después de terminar con varios litigios sobre la importación de carne vacuna estadounidense", afirmó Lee ante una reunión especial del gabinete.

Durante la noche del miércoles, la policía arrestó a 130 manifestantes, cuando unas 3.000 personas intentaron atravesar una barricada de autobuses policiales en el centro de Seúl.

"El presidente ha abandonado a su propio pueblo para tratar de ganar la confianza de Estados Unidos", protestó Won Hye-Young, jefe de la bancada parlamentaria del Partido Unido Democrático (oposición).

Los exportadores norteamericanos aceptaron no enviar carne de ganado que tenga más de 30 meses, considerado más vulnerable al mal de la vaca loca. Pero los adversarios de la importación en Corea del Sur afirman que las garantías siguen siendo insuficientes.

De acuerdo con una encuesta del diario Hankyoreh, más de seis de cada diez surcoreanos temen por los efectos de esa carne sobre su salud.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes