Republicanos apoyan presupuesto para la frontera

Los republicanos en la Casa Blanca avanzaron el jueves hacia una votación para abordar la crisis migratoria en la frontera después de que líderes republicanos aceptaron demandas conservadoras para una votación por separado encaminada a impedir que el presidente Barack Obama extienda a millones la posibilidad de no ser deportados.

La sorpresiva maniobra adoptada el miércoles en la noche al parecer está teniendo el efecto deseado de asegurar el apoyo de los legisladores conservadores para un proyecto de 650 millones de dólares para lidiar con la crisis que involucra a decenas de miles de niños centroamericanos que están llegando sin la compañía de un adulto a Estados Unidos.

"Pienso que hemos hecho todo lo que la Cámara de Representantes puede hacer para que el presidente haga el trabajo que se supone debe hacer", dijo el legislador republicano por Texas, Randy Neugebauer. "Este proyecto de ley va encaminado a abordar muchas de sus preocupaciones".

La iniciativa incrementa el financiamiento para las agobiadas agencias fronterizas, incrementa el número de jueces de migración y espacios de detención, envía tropas de la Guardia Nacional a la frontera y cambia la ley para que los jóvenes puedan ser deportados más rápidamente sin las audiencias judiciales que hoy están garantizadas. Los legisladores dicen que quieren actuar antes de regresar a sus distritos a enfrentar a sus electores durante el periodo de receso de cinco semanas que comienza el viernes.

Pero el apoyo conservador fue suave para los aspectos del proyecto sobre dar dinero a Obama sin tomar en cuenta sus facultades para tomar una acción ejecutiva en el tema migratorio.

Después de que el senador del tea party, Ted Cruz citara a conservadores de la Cámara de Representantes a su oficina el miércoles para pensar en una estrategia, los líderes republicanos de la cámara anunciaron que abordarían las preocupaciones de los conservadores votando por segunda vez por el proyecto para impedir que Obama extienda un programa existente que otorga permisos de trabajo y aplaza la deportación para cientos de miles de inmigrantes que llegaron al país ilegalmente siendo todavía niños.

El republicano John Boehner que Obama "está amenazando con reescribir la ley" al sugerir que podría ampliar el programa.

"Una acción así crearía un incentivo aún mayor para que aumenten los cruces ilegales y empeoren todavía más la crisis en la frontera", dijo Boehner.

Autoridades de la Casa Blanca han indicado que planean ampliar ese programa a millones de personas más debido porque la Cámara de Representantes no ha actuado para aprobar una amplia reforma migratoria. Eso enfureció a los republicanos, quienes han dicho que el programa para aplaza las deportaciones, causó la actual ola migratoria dando la idea de que cuando los jóvenes migrantes llegan a Estados Unidos pueden quedarse. El gobierno niega que esto sea verdad.

Más de 57.000 niños migrantes viajando solos han llegado desde octubre, la mayoría de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7