Republicanos recurren a políticos hispanos para buscar votos

ALBUQUERQUE, Nuevo México, EE.UU. (AP). La gobernadora de Nuevo México Susana Martínez, el gobernador de Nevada Brian Sandoval y el senador de Florida Marc Rubio, aunque son relativamente nuevos en el mundo de la poítica, son populares en varios estados importantes de la contienda presidencial estadounidense.

Esas estrellas nacientes republicanas son además hispanos, algo que el partido dice abiertamente que espera capitalizar durante las elecciones nacionales del año próximo.

Figuras nacionales republicanas les están invitando a viajes internacionales, presentaciones públicas de alto nivel y mencionando sus nombres como posibles candidatos a la vicepresidencia.

"Ellos representan el sueño estadounidense", dijo Fred Malek, fundador de la conservadora American Action Network (Red de Acción Estadounidense) y su derivada, la Hispanic Leadership Network (Red de Liderazgo Hispano), cuya misión es atraer hispanos al partido. "Ellos representan lo que se puede hacer en Estados Unidos para lograr éxito. Cómo trabajar duramente, lograr éxito y mostrar liderazgo. Todos ellos comparten esas virtudes", agregó.

Sin embargo, atraer los votos hispanos requiere más que exhibir candidatos con nombres latinos, como resultó obvio el mes pasado cuando la Hispanic Leadership Network realizó una conferencia en Albuquerque.

Martínez, tras pronunciar el discurso principal, fue abucheada por un grupo de unos 50 jóvenes latinos furiosos por las gestiones de la gobernadora para anular una ley que impide que los inmigrantes ilegales del estado reciban licencias de conducir.

"Abajo la intolerancia", gritaron los manifestantes mientras asistentes a la conferencia comenzaban a gritar "USA", "USA".

El incidente resalta las complejidades que enfrentan ambos partidos políticos cuando apuntan la mira hacia la mayor minoría del país, un sector tradicionalmente demócrata que es tan diverso como Martínez, Sandoval y Rubio, así como los estados que representan.

Rubio es hijo de exiliados cubanos, un grupo más conservador que tiende a tener opiniones sobre inmigración completamente diferentes que los mexicano-estadounidenses en el suroeste de Estados Unidos y los hispanos de estados fronterizos cuyas raíces datan de los primeros colonos españoles.

Martínez es nieta de inmigrantes mexicanos ilegales, pero ha sido fustigada por grupos de derechos de los inmigrantes debido a la posición de ella en el asunto de las licencias de manejo. Sandoval, además, se ha centrado poco en su herencia hispana y apenas ha abordado el tema de la inmigración.

Dan Schnur, un ex estratega republicano que es profesor en la Universidad del Sur de California, dice que tener a hispanos en las boletas republicanas no va a cambiar a demócratas tradicionales y grupos liberales, pero pudiera hacer que otros votantes consideren al partido.

Y los republicanos ven una oportunidad de atraer a más hispanos moderados y conservadores con mensajes a favor de la familia y trabajo, que encuentran eco entre los inmigrantes.

Los demócratas se muestran escépticos de que los votantes latinos vayan a dejarse convencer.

"Los latinos no votan por apellidos", dice la estratega María Cardona. "Ellos saben que Sandoval, Martínez y Rubio no representan sus intereses".

___

Los periodistas de The Associated Press Cristina Silva en Las Vegas y Laura Wides-Munoz en Miami contribuyeron a este despacho.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes