Requisa deja 2 militares muertos, 18 heridos en cárcel venezolana

GUATIRE, Venezuela (AP). Dos militares fallecieron y al menos otros 18 resultaron heridos de bala al enfrentarse con reos de una prisión de las afueras de la capital venezolana en donde las autoridades pretendían realizar una requisa y tomar el control de las instalaciones.

Sin embargo, los militares se toparon con reclusos armados que los recibieron a tiros. A lo largo del día también se apreció cuando un sector del penal se incendió y una densa columna de humo emanaba del sitio.

A través del canal estatal Venezolana de Televisión (VTV), el vicepresidente Elías Jaua anunció que un efectivo de la Guardia Nacional falleció durante un intercambio de disparos con los internos, cuando los efectivos participaban en una requisa en el penal El Rodeo I, en donde el fin de semana un motín dejó 22 muertos por aparentes disputas entre facciones de reos por el control del recinto.

"Ha sido una intervención bastante dilatada en el tiempo porque las instrucciones que tenemos del presidente (Hugo) Chávez es no causar daños a los privados de libertad", dijo Jaua.

Horas después, el ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, dijo, a través de su cuenta de Twitter, que un sargento de la Guardia Nacional, de 23 años, murió en la toma del penal.

El comandante de la Guardia Nacional, general Luis Motta Domínguez, dijo a la estatal Venezolana de Televisión (VTV) que miembros de ese cuerpo realizaban una operación de requisa y desarme en la cárcel, que está a unos 50 kilómetros al este de Caracas, en medio del cual se suscitó el ataque armado de los reos.

Motta Domínguez declaró que durante el operativo fueron incautados 7 fusiles, 5 escopetas, 20 pistolas, 8 granadas de mano, 45 kilogramos de cocaína, 5,000 cartuchos para fusil, 100 teléfonos celulares y 12 kilogramos de marihuana.

El jefe militar informó que para el sábado se sumarán unos 400 soldados para continuar las requisas en las cárceles de El Rodeo I y II.

Néstor Reverol, viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, en declaraciones al canal estatal de televisión mencionó inicialmente que "han sido heridos de bala 16 efectivos de la guardia nacional", pero posteriormente el vicepresidente dijo que los heridos eran 19, uno de los cuales falleció después.

"Se ha resistido una parte de los privados de libertad... se han resistido a bajar (y) nosotros estamos llamando a que depongan su actitud", añadió Reverol.

"Nosotros no podemos permitir la anarquía en el recinto penitenciario, necesitamos que haya un regimen interno y por eso es que estamos haciendo este tipo de operación", destacó el funcionario.

Desde la distancia fueron visibles llamas en una de las torres y un carro de bomberos ingresó al penal. Un helicóptero militar sobrevoló el recinto carcelario, mientras seguían escuchándose disparos.

"Allí lo que hay es una matazón masiva. A todos los familiares no nos dejan pasar. Les cayeron encima. Mira (la) prueba que están quemándoles todo, la torre", dijo Griseida Graterol, representante de los familiares de los reclusos, muchos de los cuales estallaron en escenas de histeria, llanto y gritaban "ayúdenlos" en los alrededores del penal.

El ministro de Relaciones Interiores y Justicia, Tareck El Aissami, dijo que en el operativo en Rodeo I fueron movilizados más de 5,000 funcionarios, incluyendo 3,500 agentes de la Guardia Nacional.

"El operativo tiene como objetivo fundamental garantizar el respeto y el resguardo de la vida" de los presos, dijo el ministro según un comunicado del gobierno.

Ambulancias entraban y salían del recinto penitenciario.

Algunos de los familiares de los internos iniciaron una protesta a las afueras del penal para rechazar la intervención y bloquearon las calles aledañas con basura y desechos que incendiaron. Cerca de 30 guardias nacionales repelieron la manifestación con gases lacrimógenos y balas de goma.

"A las 2 de la mañana estábamos tranquilos y nos pararon a bombas lacrimógenas y perdigones", relató Iris Villasmil, una joven embarazada de 22 años, al relatar lo que vivió en el momento en que varios cientos de guardias nacionales ingresaron para intervenir el recinto carcelario.

"Los están asfixiando. Les están echando plomo. ¿Por qué no dice la verdad (la autoridad)? Eso es lo que me está comunicando mi familiar que está allá adentró", comentó desesperada Villasmil.

El vicepresidente, a través de VTV, dijo un mensaje a los familiares de los reos que "la intervención que estamos haciendo hoy no es para masacrar a sus familiares. Es para preservarles la vida" ante la acción "de un pequeño grupo" de reclusos.

"Las requisas se hacen siempre en las cárceles... Las requisan se hacen bajo los parámetros de respeto a los derechos humanos y respeto a todo lo demás y aquí no ha habido nada" de eso, dijo Carlos Nieto, de la ONG Una Ventana a la Libertad, al denunciar que el Rodeo I y II se dio un "gran enfrentamiento (armado) entre los guardias nacionales y los reclusos".

"El Estado venezolano tiene la obligación de garantizar la vida de las personas que están presas. Si la Guardia Nacional va a meterse a matarlos (a los reclusos)... vamos hablar de delitos graves de derechos humanos", indicó Nieto a la AP.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó en la víspera su "profunda preocupación" por los hechos ocurridos en la cárcel el 12 de junio e instó en un comunicado al Estado venezolano a "adoptar medidas concretas a fin de proteger la vida e integridad personal de las personas privadas de libertad".

El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos ha venido dándole seguimiento a la situación de las violentas cárceles en Venezuela y ha reconocido que los reclusorios son "controlados por organizaciones criminales y no por el Estado", según un comunicado divulgado el jueves.

En Venezuela existen 30 cárceles y la población penal, que alcanza a cerca de 32,624 personas, vive en graves condiciones de hacinamiento, de acuerdo a cifras de la organización local Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Durante el primer trimestre de este año se reportaron 124 muertes en las cárceles venezolanas, lo que representó un aumento de 22% respecto al mismo período del año pasado, informó recientemente el director de OVP, Humberto Prado.

Para el 2010 se alcanzó una cifra de 476 muertos y 967 heridos en las cárceles venezolanas, según reportó la CIDH. Entre 1999 y 2010 habría muerto un total de 4,506 reclusos y el número de heridos habría ascendido a 12,518.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes