Rescatan a refugiados rohinya tras 9 días a la deriva

Uno de los 76 rohinyas rescatados cuando viajaban en una embarcación de madera por aguas indonesias dijo que pasaron nueve días en el mar tras salir de Myanmar, donde la etnia musulmana enfrenta una intensa persecución, y su objetivo era llegar a Malasia.

Los pasajeros del barco _ ocho niños, 25 mujeres y 43 hombres _ fueron llevados a tierra el viernes por la tarde, a Bireuen, en la provincia indonesia de Aceh, en la isla de Sumatra. Es el tercer grupo de rohinyas que intenta escapar por mar de Myanmar este mes. Varios necesitaron atención médica por deshidratación y cansancio, dijeron las autoridades locales.

Fariq Muhammad contó que pagó el equivalente a unos 150 dólares por una plaza en el barco que partió del estado birmano de Rakhine, donde una violenta ofensiva militar provocó el éxodo de unas 700.000 personas al vecino Bangladesh desde agosto.

La embarcación fue interceptada por una fragata de la marina tailandesa y escoltada después por patrullero tailandés hasta que vieron tierra, añadió. El grupo creyó que los tailandeses habían comprendido que querían llegar a Malasia y se desanimaron ver que estaban en Indonesia, agregó Fariq, que proporcionó los números de identificación de los barcos que los asistieron.

"Nos vimos obligados a irnos porque no podíamos quedarnos, no podíamos trabajar por lo que nuestras vidas se volvieron difíciles en Myanmar. No nos dieron tarjetas de identidad, nos obligaron a irnos”, dijo a The Associated Press el sábado.

Funcionarios locales y una ONG ofrecieron alojamiento y comida a los refugiados. La Organización Internacional para las Migraciones envió un equipo desde su oficina en Medan, Sumatra, que incluye intérpretes rohingya, para ayudar a las autoridades locales.

Los rohinya son considerados indeseables en Myanmar, una nación de mayoría budista que no los reconoce como ciudadanos. Durante años huyeron por miles por mar hasta que Myanmar reforzó la seguridad en 2015 tras una oleada de refugiados que causó alarma regional.

Los intentos de los rohinya de salir del país por mar parecen haber repuntado en abril. Una embarcación de pesca indonesia rescató a un grupo de cinco migrantes, que estaban muy débiles, ante la provincia occidental de Aceh el 6 de abril, tras una travesía de 20 días en la que otras cinco personas perdieron la vida.

Apenas unos días antes, las autoridades malasias interceptaron un barco con 56 personas se cree que eran refugiados rohinya.

Mohammad Saleem, que formaba parte del grupo que llegó el viernes a Aceh, dijo que salieron de Sittwe, en Rakhine, donde están los campos que se habilitaron para los desplazados por los ataques de turbas budistas en 2012.

"No se nos permite hacer nada. No tenemos un medio de vida”, dijo Saleem, de 25 años. "Solo podemos vivir en los campos sin comida suficiente. Allí no tenemos derechos”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes