Rescate de rehenes hace temer fin de negociaciones

BOGOTA (AFP). El fervor de Bogotá por el rescate de 15 rehenes y su anuncio de que perdió confianza en la gestión internacional, hacen temer a las familias de los cautivos en poder de las FARC y organismos humanitarios que se opte sólo por una salida militar, un camino que consideran muy arriesgado.

"El gobierno parece obstinado con la salida militar. Nosotros hemos insistido en plantear que un rescate a sangre y fuego es una sentencia a muerte", dijo a periodistas Marleny Orjuela, directora de una asociación de familiares de policías y militares secuestrados.

Claudia Rugeles, esposa de Alan Jara, uno de los tres políticos en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), señaló a la AFP que espera que el gobierno colombiano permita a la comunidad internacional seguir jugando un papel de mediación ante la guerrilla.

"De lo contrario, la sola opción de rescate es muy riesgosa", apuntó Rugeles, cuyo esposo lleva más de seis años en poder de las FARC que lo sacaron de un automóvil de Naciones Unidas en una carretera del este de Colombia.

Las FARC aún mantienen a por lo menos 24 rehenes políticos, tras el rescate la semana pasada de Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 policías y militares colombianos, en una operación en la que, según Bogotá, se engañó a los rebeldes que los custodiaban para que permitieran su traslado en un helicóptero.

El gobierno del presidente Alvaro Uribe anunció el lunes que buscará un contacto directo con la guerrilla para hablar sobre los cautivos y un posible proceso de paz, tras señalar que perdió la confianza en los mediadores de Francia y Suiza.

El comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo, explicó que se ha "minado la confianza del gobierno" en estos intermediarios, pues se encontraron documentos que comprometen a uno de ellos, el suizo Jean-Pierre Gontard, como portador de medio millón de dólares de la guerrilla.

El portavoz de la cancillería francesa, Eric Chevallier, dijo en París que su gobierno "toma nota" de los reparos de Colombia.

La prensa colombiana publicó este martes apartes de supuestos correos electrónicos cruzados entre Gontard y miembros de las FARC, sobre el dinero que habría desembolsado una multinacional suiza para pagar el rescate de dos de sus ejecutivos secuestrados en Colombia hace ocho años.

Los familiares creen que pese a esa desconfianza, aún hay un papel que la comunidad internacional puede cumplir.

"No se puede descartar cualquier acción de los presidentes vecinos" como Hugo Chávez de Venezuela y Rafael Correa de Ecuador, señala Rugeles, quien también cree que Francia debe garantizar su empeño en la libertad de los demás rehenes.

El gobierno colombiano ya ha intentado desde diciembre --tras interrumpir la mediación que realizaba Chávez- entrar en contacto directo con las FARC con muy pocos frutos.

Primero lo hizo a través de la iglesia Católica que reconoció no haber obtenido respuesta y luego a través del ex candidato presidencial Alvaro Leyva y el dirigente comunista Carlos Lozano.

Leyva y Lozano fueron autorizados en junio por Uribe para entrar en contacto con Alfonso Cano, que asumió el comando de las FARC tras la muerte hace tres meses del líder histórico de esa guerrilla, Manuel Marulanda.

Pero ambos reconocieron que enviaron un mensaje a Cano que aún no ha sido contestado.

"Debemos seguir insistiendo en una solución política y pacífica, no hay otra salida", insistió este martes Lozano a la prensa. "Ninguna salida militar es viable y eso es válido tanto para el gobierno como para la guerrilla", apuntó.

Este martes, la OEA urgió a las FARC la liberación "inmediata y sin condiciones" de los rehenes y entablar negociaciones con Bogotá.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes