Retrasan las obras para la construcción del canal de Nicaragua

Las obras mayores del Canal Interoceánico de Nicaragua relacionadas con excavaciones y esclusas se atrasarán por un año, informó la concesionaria china HKND Group, a través de un comunicado el miércoles.

"La construcción de las esclusas y la gran excavación comenzarán a finales del 2016, lo que marcará el lanzamiento oficial de las obras principales", indicó la firma del empresario Wang Jing a través de un boletín, que no profundiza sobre las razones del atraso.

El comunicado agregó que el megaproyecto que pretende competir con el de Panamá, valorado en 50.000 millones de dólares, iniciará las obras del Puerto Brito, principal salida del Canal en las próximas semanas. "Actualmente se está optimizando los parámetros de diseño del Canal y poniendo en marcha otras obras de logística y de acondicionamiento", indicó HKND Group.

El pasado 5 de noviembre, el gobierno de Daniel Ortega aprobó el Estudio de Impacto Ambiental y Social, que la consultora británica Environmental Resources Management (ERM) hizo para HKND Group.

El estudio, que el gobierno analizó durante cinco meses, señala que el proyecto tendrá graves consecuencias ambientales, pero que si se desarrolla adecuadamente podría ser positivo para el país.

Tras esta afirmación se esperaba que la empresa HK Nicaragua Development Investment (HKND), con sede en Hong Kong, se pronunciara sobre esas recomendaciones y explicara qué hará para evitar los desafíos y daños advertidos por ERM, pero tampoco se ha pronunciado sobre éste aspecto.

Ambientalistas y científicos nacionales y extranjeros, indicaron que el estudio de impacto ambiental no profundizó sobre el impacto que tendría el proyecto en el Lago Cocibolca, la principal fuente de agua dulce de Centroamérica. "Ese estudio es somero, no hay análisis real y consecuente de lo que va a significar la obra para el lago que es nuestra esperanza de agua potable en el presente y futuro", dijo a la AP Salvador Montenegro, especialista en manejo de recursos hídricos.

"Lo indicado es que ninguna de eso que llaman grandes obras o de mayor impacto se inicien sin hacer un análisis serio, concienzudo, de las consecuencias ambientales, económicas y sociales del Canal", explicó Jorge Huete, vicepresidente de la Academia de Ciencias de Nicaragua.

Las obras del Canal comenzaron en diciembre del año pasado, cuando el empresario Wanj Jing, cortó una cinta en una finca costera del municipio de Rivas, en el Pacífico nicaragüense.

La ruta del Canal de Nicaragua supone una extensión es de 278 kilómetros, de los cuales 105 kilómetros se internarían al Lago Cocibolca. La obra partiría en dos al país para unir al Caribe con el Pacífico con la idea de que pasen barcos de carga de gran calado, que ahora no pueden atravesar el Canal de Panamá, recientemente ampliado.

El proyecto que contempla la expropiación de tierras y afectación directa de unas 7.000 familias, ha provocado que campesinos, indígenas del Caribe y grupos ambientalistas, hayan organizado 53 marchas de rechazo a su realización.

Manuel Coronel Kautz, presidente de la Autoridad del Gran Canal, ha afirmado que los que se oponen a la obra "son gente que no sabe de los beneficios que traerá al país" y que han sido manipulados para oponerse a la misma.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes