Revelan detalles de asesinato periodista colombiano

BOGOTA (AP). Un grupo de políticos provinciales se unió con la guerrilla para acallar al periodista Nelson Carvajal que desde sus micrófonos estaba denunciando sus actos de corrupción, de acuerdo con documentos de la Fiscalía obtenidos por la AP.

El caso de Carvajal sería el primero en tiempos recientes en que se evidencie una alianza de políticos regionales y bloques rebeldes para asesinar a un periodista, dijo en diálogo telefónica Diana Calderón, investigadora en Colombia de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Los detalles del asesinato de Carvajal, de 37 años, ocurrido el 16 de abril de 1998 a manos de un pistolero que le hizo varias disparos en Pitalito, en el departamento de Huila y a unos 370 kilómetros al suroeste de Bogotá, están contenidos en el pliego de cargos de la Fiscalía contra el diputado Carlos Augusto Rojas.

Rojas, actual presidente de la Asamblea Legislativa del Huila, está detenido desde hace dos semanas en la prisión La Picota, al sur de Bogotá, y bajo cargos de homicidio. En caso de ser declarado culpable, el político sería condenado hasta 40 años de cárcel.

El documento de la Fiscalía, del 4 de septiembre, sostiene que en 1998 el municipio de Pitalito estaba azotado por las guerrillas, el paramilitarismo y la corrupción política.

En medio de esos tres flagelos, surgió la voz de Carvajal, quien desde sus programas radiales en esa localidad empezó a denunciar el manejo irregular de dineros públicos y también nexos de varios políticos locales con el narcotráfico.

En concreto, Carvajal señaló de esos irregulares actos a un ex alcalde de Pitalito, Ramiro Falla; a un ex concejal de la misma localidad, Fernando Bermúdez, y al hoy detenido político Rojas.

Un ex guerrillero de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que declaró en la Fiscalía en 2006 y que fue asesinado por desconocidos el año pasado, aseguró que los mencionados políticos, preocupados por las denuncias de Carvajal, acudieron a un cabecilla de esa guerrilla --Hermes Capera-- para que tomara medidas en contra del periodista porque estaba montando un grupo de paramilitares en Pitalito, de acuerdo al documento de la Fiscalía.

El ex rebelde asesinato Pablo Emilio Bonilla aseguró ante las autoridades que el asesino material del periodista fue el guerrillero Giovanni Molano Bonilla, alias "Oswaldo Patiño", quien, según la Fiscalía, habría recibido de varios políticos --incluyendo Rojas-- 75 millones de pesos (unos 36,200 dólares) para acabar con la vida del comunicador, agrega el documento.

Después del asesinato de Carvajal, las FARC se percataron de que el periodista no era paramilitar y se les inició un 'juicio' a los guerrilleros que participaron del asesinato, de acuerdo con el documento de la Fiscalía.

El guerrillero Patiño reconoció que había sido utilizado por algunos políticos de Pitalito que habían sido acusados de corruptos por el periodista Carvajal, agregó la providencia judicial.

Aparte de la detención de Rojas, la Fiscalía también inició el trámite para que la Corte Suprema de Justicia estudie la posibilidad de revocar la absolución que, en 2000, favoreció a los políticos Ramiro Falla y Fernando Bermúdez por un juzgado del departamento de Huila.

La semana pasada, la SIP aseguró que en Colombia, en los últimos 13 años, al menos 125 periodistas: 57 por razones del ejercicio profesional, 47 por razones ajenas o sin relación a su trabajo y 21 por causan aún por establecer, explicó Calderón.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes