Rey de Bahréin dice querer el diálogo

MANAMA ( AFP). El monarca de Bahréin prometió el sábado que proseguirá sus esfuerzos de reforma pese al escepticismo de la oposición, al tiempo que Estados Unidos, su poderoso aliado, le pedía que deje de usar la violencia contra los manifestantes.

Las autoridades anunciaron además este sábado la prohibición de navegar de noche en las aguas territoriales a lo largo de la costa del archipiélago, situado frente a Irán, un país cuya influencia es temida por Washington y Riad.

En declaraciones publicadas el sábado, tras la represión policial de esta semana de los manifestantes en Manama, el rey Hamad ben Isa Al Jalifa aseguró que "la puerta sigue abierta para discutir sobre todos los temas que atañen a los intereses de todos los ciudadanos".

El país cuenta con 1,2 millones de habitantes, la mitad son extranjeros y los chiitas son mayoría entre la población autóctona.

La dinastía sunita Al Jalifa reina desde hace más de 200 años en esta pequeña monarquía utilizada como base naval de la V flota estadounidense. La oposición, dominada por chiitas, exige reformas políticas y la partida de figuras clave del régimen.

Esta semana, la policía expulsó de la plaza de La Perla, en el centro de Manama, a los manifestantes que acampaban desde mediados de febrero y el viernes las autoridades derribaron un monumento de concreto, símbolo del lugar.

La violencia registrada desde principios de semana dejó cinco manifestantes muertos. Este sábado, un miembro de la oposición anunció además la muerte de un manifestante que estaba desaparecido.

Seis figuras de la oposición radical, cinco chiitas y un sunita, fueron detenidas, lo que llevó a Estados Unidos a manifestar su " preocupación".

" Instamos al gobierno a garantizar la seguridad de todos los detenidos y a respetar sus compromisos en materia de transparencia judicial", indicó Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.

Toner citó el caso de Ibrahim Sherif, un responsable de una formación de la oposición autorizada, Waad, y de Ali al Ekri, un médico que había criticado las condiciones en que fueron recibidos los heridos en el hospital de Salmaniya, en Manama.

También pidió a las autoridades bahreiníes moderación y a las fuerzas del orden que pongan fin a la violencia en particular contra el personal médico.

Las autoridades arrestaron también a Hasan Machaima, secretario general del Haq, un movimiento prohibido chiita; al militante Abdeljalil al Singace, que sufre parálisis de las piernas, y a Abdelwahab Husein, jefe del Wafa, un pequeño grupo chiita radical.

Los movimientos Haq y Wafa habían pedido el 9 de marzo que se instaurase una "república democrática" en Bahréin cuando la principal formación de la oposición, el chiita Wafaq, reclamaba únicamente reformas políticas sin nunca pedir que se derrocara a la monarquía.

El rey Hamad aseguró en su declaración publicada este sábado que "no permitiré que se detenga el proceso de reformas que inicié cuando asumí el poder".

Emir en 1999 tras la muerte de su padre, Hamad tomó el título de rey en 2002. La oposición exige la instauración de una verdadera monarquía constitucional con un gobierno elegido por los representantes.

El rey Hamad pidió a su hijo, el príncipe Salman, que iniciara un diálogo nacional pero la oposición lo rechazó exigiendo como condición la dimisión del primer ministro, tío del rey, en funciones desde 1970.

Entre tanto, la prohibición de navegar concierne a todos lo barcos provenientes del archipiélago o acercándose a las aguas territoriales al norte y este.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes