Reyes Magos llegan a damnificados por sismo Ciudad de México

Algunos campamentos de damnificados por el terremoto en Ciudad de México lucían muy distintos el sábado de aquellos días terribles después del 19 de septiembre.

En el de la calle Independencia, al sur de la capital, los niños salieron muy temprano de sus tiendas de campaña. Fuera se extendían sus regalos, algunos en la entrada misma de sus carpas, otros en un árbol de navidad con el que los mayores intentaron alegrar las fiestas.

“Yo escuché llegar a los Reyes Magos pero luego me dormí”, aseguró Uriel Martinez, de 8 años, feliz porque le dejaron un arma de juguete a él, que justo quiere ser militar.

Dulce Domínguez, de 3, paseaba el sábado por la mañana a su muñeca, casi tan grande como ella, entre las escasas pertenencias del medio centenar de personas que viven ahí desde hace más de tres meses.

Cuentan los mayores que los Reyes Magos llegaron sobre las cinco de la mañana. No faltaron regalos, pero sí el espacio _un niño apenas cabía en la tienda con su nuevo ‘car’_ en el pequeño campamento instalado en plena calle, con maderas en el suelo y plásticos cubriendo la zona para evitar el frío. Al lado, el edificio dañado por el terremoto de 7.1 grados al que solo entran al baño por miedo a que se les caiga encima y que las autoridades prevén demoler.

Los juguetes llegaron con el apoyo de los voluntarios del colectivo “Ayúdame hoy” uno de los grupos que gracias a la cooperación de la sociedad civil repartieron más de 3.000 regalos y donaciones_ por ejemplo, para mujeres embarazadas_ en las decenas de campamentos de afectados que siguen desperdigados por la capital, explicó Verónica Aragón, integrante de la organización.

La rosca de Reyes no falto en la calle Independencia y el pequeño Jeremy, de 2 años, la disfrutaba ante la mirada preocupada de su madre embarazada, Carla Ivette Avila.

En el festejo organizado por la alcaldía en el zocálo (plaza central) capitalino, muchos llegaron el viernes a disfrutar de esta tradición común a muchos países católicos mientras en las afueras del palacio postal decenas de niños apuraban las últimas horas del 5 de enero para echar sus cartas con sus peticiones y deseos.

Luz María Álvarez una de las vecinas que se quedó sin casa en la calle Independencia y vive en el campamento con su marido, sus hijos y sus nietos, estaba el sábado animada por los festejos pero asegura que todos siguen preocupados porque no saben cuándo volverán a tener casa

Solo los pequeños viven en su mundo, dice. “Para ellos vivir así sigue siendo una aventura y más un día como hoy que están todos compartiendo”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7