Rice pide a Corea deje todos sus programas nucleares

SEÚL (AFP) - La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, exhortó nuevamente este sábado a Corea del Norte a renunciar a sus ambiciones atómicas, dos días después de la entrega de un inventario de sus actividades nucleares por parte del régimen estalinista de Pyongyang.

"Debemos lograr el abandono completo de todos los programas, armamentos e instalaciones", declaró Rice en una conferencia de prensa en Seúl, etapa de su gira por Asia que la conducirá el domingo a China. El régimen norcoreano entregó el jueves un inventario de sus actividades atómicas, elemento clave del acuerdo alcanzado en 2007 con los cinco países con los que negocia desde hace cinco años su desnuclearización (EEUU, Corea del Sur, Japón, China y Rusia).

El documento de unas 60 páginas, entregado con más de seis meses de atraso, y que aún debe ser verificado, no menciona ni la cantidad de armas nucleares que posee Corea del Norte ni sus actividades de enriquecimiento de uranio, ni de las armas de proliferación.

"Hasta ahora (...) no hemos recibido las respuestas que esperábamos sobre esos dos problemas, pero espero que Corea del Norte cumplirá con sus obligaciones tomando en serio estos asuntos y solucionándolos", insistió Rice. La jefa de la diplomacia estadounidense llegó a Seúl procedente de Japón, donde jueves y viernes participó en una reunión de ministros de Exteriores del G8. En Seúl se reunió con su homólogo surcoreano, Yu Myung-Hwan.

Las discusiones del G8 se refirieron a la reanudación de las negociaciones de seis países (Corea del Sur, Corea del Norte, China, Estados Unidos, Japón y Rusia) sobre el desarme de Pyongyang, en punto muerto desde hace nueve meses. Estas podrían reanudarse en julio en Pekín, un aliado de Pyongyang y anfitrión de estas negociaciones iniciadas en agosto de 2003.

Los cancilleres del G8 reunidos en Kioto (Japón), urgieron el viernes a Corea del Norte a renunciar a todas sus armas nucleares. "Sabemos que Corea del Norte no ha cumplido en el pasado con sus obligaciones. Por lo que vamos a controlar (el programa) muy atentamente", dijo Rice en rueda de prensa conjunta con sus homólogos del G8.

"También hay otras cuestiones serias, como los programas de enriquecimiento de uranio y las actividades de proliferación". "Hay un largo camino por recorrer", advirtió la secretaria de Estado. El viernes, además de entregar sus inventarios, Corea del Norte hizo un gesto simbólico ampliamente difundido por los medios de comunicación, al destruir la torre de enfriamiento de su principal reactor nuclear en Yongbyon, ubicado a 100 km al norte de su capital.

Corea del Norte ha dado un paso "en el buen camino" al volar la torre de enfriamiento de su reactor atómico, pero todavía hay "mucho por hacer" para poner fin a sus programas nucleares, reaccionó el viernes la Casa Blanca. Ese complejo atómico, columna vertebral de su programa nuclear militar, está fuera de servicio desde julio de 2007.

La comunidad internacional saludó esos pasos de Corea del Norte, potencia atómica militar desde el 9 de octubre de 2006. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció que iniciará un procedimiento para levantar la sanciones impuestas a Pyongyang, pero aclaró que esto depende de la continuidad del la desnuclearización.

Según un acuerdo alcanzado en febrero de 2007 con los cinco países con los que negocia, Corea del Norte se comprometió a desactivar y desmantelar sus instalaciones nucleares contra una ayuda equivalente a un millón de toneladas de petróleo, vital para este país de 23 millones de habitantes que sufre penurias crónicas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes