Rick amaga con inundaciones en costa occidental de México

LOS CABOS, México ( AP). La tormenta tropical Rick amenazó la noche del martes con generar peligrosas inundaciones y deslizamientos de lodo cuando llegue a tierra en la costa occidental de México tras evitarle un golpe directo a las zonas turísticas de la península de Baja California.

En el estado occidental de Sinaloa, donde se espera que Rick toque tierra el miércoles, las autoridades suspendieron las clases hasta el jueves en las ciudades de la costa norte.

El gobernador Jesús Aguilar pidió a la población en un mensaje radial que presten atención a las alertas de Protección Civil y dijo que había soldados listos para ayudarlos a dejar sus viviendas.

El Centro Nacional de Huracanes en Miami pronosticó que lo que queda de Rick pasaría al sur de la península de Baja California la noche del martes para luego cruzar la boca del Golfo de California y llegar el miércoles al territorio continental mexicano cerca de la ciudad de Mazatlán.

La tormenta soltaría entre 7 y 15 centímetros (3 a 6 pulgadas) de lluvia en algunas zonas de los estados de Baja California, Sinaloa y Durango y podría generar inundaciones repentinas y deslizamientos de lodo, advirtieron los meteorólogos.

Rick, que llegó a ser el huracán más poderoso en el noreste del Pacífico desde 1997, perdió el martes casi todo su poder mientras iba hacia Baja California, pero las autoridades locales igual evacuaron a cientos de personas en caso de anegamientos.

Rick alcanzó vientos de 290 kilómetros por hora (180 millas por hora) el fin de semana y generó grandes olas a cientos de kilómetros de su vórtice que mataron al menos a dos personas en la costa mexicana. Sin embargo, la tormenta gastó su fuerza en alta mar y se debilitó al cruzar aguas más frías.

Los vientos máximos sostenidos de la tormenta, que llegó a ser un peligroso huracán de categoría 5, la máxima, habían bajado a 100 kph (65 mph) la noche del martes, dijo el centro de huracanes.

El centro de Rick estaba a 217 kilómetros (135 millas) al sur-suroeste de Cabo San Lucas y se movía al nor-noreste a 19 kph (12 mph).

El alcalde Oscar René Núñez dijo que las escuelas de Los Cabos cerrarán e instó a los pobladores que viven en viviendas precarias y en zonas bajas a buscar refugio.

Caravanas de patrulleros, vehículos militares y autobuses salieron a barrios " de alto riesgo" en Los Cabos la noche del martes para evacuar a los pobladores.

Carlos Guevara, coordinador de Protección Civil de Cabo San Lucas, dijo que la gente se había confiado cuando las lluvias de la tarde pasaron y el cielo comenzó a aclarar.

" Tenemos la tormenta en frente nuestro. No ha pasado", advirtió en una reunión de funcionarios de gobierno.

Alejandro Flores, de 28 años, dijo la noche del martes que él y su esposa estaban preparándose para salir de su vecindario, donde las calles de tierra se suelen inundar en esta temporada.

Tras pasar varios días apilando tierra sobre el costado de su casa, Flores, que trabaja de mozo en un hotel de Los Cabos, dijo que regresará ni bien pueda cuando pase la tormenta.

" Tengo mucho miedo de la inundación", dijo.

Rick fue la segunda tormenta más fuerte en el este del Pacífico Norte desde que los expertos comenzaron a llevar registros confiables en 1966. La más fuerte fue el huracán Linda, que generó vientos máximos sostenidos de 297 kph (185 mph) en septiembre de 1997.

Mucho antes de que Rick llegara a la costa, sus olas poderosas mataron a dos personas. Un joven de 16 años que nadaba en la playa El Médano se ahogó el lunes y un pescador de 38 años que estaba en un promontorio rocoso fue barrido por una ola grande el domingo.

En tanto, el huracán Neki se formó el martes en el Océano Pacífico, en alta mar lejos de Hawai, indicaron los meteorólogos.

Los vientos sostenidos máximos de Neki habían aumentado a unos 129 kilómetros por hora (80 millas por hora) y su centro fue ubicado a 1.006 kilómetros (625 millas) al suroeste de Honolulu y 435 kilómetros (270 millas) al este-sureste de la pequeña isla de Johnston, a la que podría llegar el miércoles.

Esa isla deshabitada, que forma parte del aislado atolón Johnston, se encuentra principalmente bajo jurisdicción y control de la fuerza aérea estadounidense. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre tiene un refugio nacional de la fauna allí.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes