Robaban equipo fílmico en EEUU y lo rentaban en Argentina

“Hollywood Stolen” pudo haber sido el nombre de una película con potencial taquillero, pero en Argentina es el nombre que se dio a un operativo para combatir a una organización dedicada al robo de equipamiento fílmico.

La policía federal del país sudamericano logró desbaratar a este grupo criminal que hurtaba equipo de filmación de películas y cortos publicitarios en estudios de Estados Unidos y lo contrabandeaba en territorio argentino para rentarlo a productoras a menor costo de mercado.

El Ministerio de Seguridad informó el viernes que tras una investigación de dos años coordinada con fuerzas policiales de Estados Unidos se llevó a cabo la víspera el operativo “Hollywood Stolen” en distintas productoras de Buenos Aires, que dio con cámaras filmadoras y de fotografía, lentes especiales, trípodes, y set de iluminación, entre otros objetos robados, por un valor de tres millones de dólares.

La pesquisa, realizada en conjunto por la policía de Nueva York y la policía federal de Argentina, determinó que ciudadanos estadounidenses rentaban equipos en su país, nunca lo devolvían y después lo ingresaban de manera ilegal a Argentina.

“El equipo se robaba en Nueva York y Hollywood y entraba a la Argentina a estas empresas de rental (alquiler de equipos). Les cambiaban o le borraban el número y las aseguraban con otro número en Argentina”, explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en rueda de prensa.

Debido a su costo elevado, la industria audiovisual local se nutre de estas empresas de alquiler de equipamiento para la filmación de películas y publicidad.

“Muchas empresas (de alquiler) de nuestro país trabajaban cumpliendo la ley y competían con estas compañías... que alquilaban (los equipos) más baratos porque los habían comprado robados y esto les permitía competir de manera desleal”, indicó Bullrich.

Según las autoridades locales, la diferencia de costos a nivel local era tan marcada que “impactaba en toda la industria nacional de producciones audiovisuales”.

Por el momento no hay detenidos, aunque hay 17 personas bajo sospecha por el delito de estafa y contrabando agravado.

Bullrich también confirmó que se está investigando si personal de la Aduana argentina “ha tenido algún tipo de retribución económica o coima (sobornos) para dejar entrar estos equipos”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes