Rolls-Royce reconoce fallo de un "componente específico"

Londres ( EFE). El grupo aeronáutico británico Rolls-Royce atribuyó hoy al fallo de un " componente específico" del motor Trent 900 el incidente que obligó a un A380 de la compañía australiana Qantas a hacer un aterrizaje forzoso la pasada semana.

Qantas decidió dejar en tierra sus seis superjumbos después de que la explosión registrada en un motor de ese tipo durante un vuelo a Australia produjese un fuego en un derrame de aceite, el pasado 4 de noviembre, y obligase al piloto a aterrizar en Singapur.

El incidente obligó a los operadores de ese modelo a revisar todos los aviones de su flota.

Rolls-Royce, que fabrica el Trent 900, reconoció hoy que los problemas con ese motor van a tener un "ligero" impacto negativo en sus beneficios, pero trató de disipar los temores de los inversores de que el problema pudiera afectar a toda esa familia de motores.

Según la compañía, sólo se vio afectado el modelo Trent 9000, y además el fallo estuvo " limitado a un componente específico" que llevó a un fuego de aceite y a una pérdida de presión de la turbina.

Rolls-Royce señaló que las medidas correctivas que se adopten tras detectarse el fallo permitirán " progresivamente a nuestros clientes reactivar toda su flota".

El director ejecutivo del grupo, John Rose, admitió, sin embargo, que " ese incidente y las acciones subsiguientes tendrán un impacto en los resultados financieros del grupo este año".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada