Rolls-Royce reconoce fallo de un "componente específico"

Londres ( EFE). El grupo aeronáutico británico Rolls-Royce atribuyó hoy al fallo de un " componente específico" del motor Trent 900 el incidente que obligó a un A380 de la compañía australiana Qantas a hacer un aterrizaje forzoso la pasada semana.

Qantas decidió dejar en tierra sus seis superjumbos después de que la explosión registrada en un motor de ese tipo durante un vuelo a Australia produjese un fuego en un derrame de aceite, el pasado 4 de noviembre, y obligase al piloto a aterrizar en Singapur.

El incidente obligó a los operadores de ese modelo a revisar todos los aviones de su flota.

Rolls-Royce, que fabrica el Trent 900, reconoció hoy que los problemas con ese motor van a tener un "ligero" impacto negativo en sus beneficios, pero trató de disipar los temores de los inversores de que el problema pudiera afectar a toda esa familia de motores.

Según la compañía, sólo se vio afectado el modelo Trent 9000, y además el fallo estuvo " limitado a un componente específico" que llevó a un fuego de aceite y a una pérdida de presión de la turbina.

Rolls-Royce señaló que las medidas correctivas que se adopten tras detectarse el fallo permitirán " progresivamente a nuestros clientes reactivar toda su flota".

El director ejecutivo del grupo, John Rose, admitió, sin embargo, que " ese incidente y las acciones subsiguientes tendrán un impacto en los resultados financieros del grupo este año".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes