Rosario Murillo agradece mensaje del papa Francisco sobre crisis en Nicaragua

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, agradeció hoy al papa Francisco por su mensaje sobre la reconciliación en este país, que está inmerso en una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos y detenidos desde abril pasado.

"Cuánto agradecemos esas hermosas palabras y cuánto compromiso hay en nuestra Nicaragua de cumplir esas palabras", afirmó Murillo, esposa del presidente del país, Daniel Ortega, a través de medios oficiales.

El papa Francisco deseó que Venezuela pueda encontrar la "concordia" y que llegue la "reconciliación" a Nicaragua, anhelos que expresó en su tradicional mensaje de Navidad pronunciado desde la Logia central de la basílica de San Pedro.

Francisco rogó para que "delante del Niño Jesús, los habitantes de la querida Nicaragua se redescubran hermanos, para que no prevalezcan las divisiones y las discordias, sino que todos se esfuercen por favorecer la reconciliación y por construir juntos el futuro del país".

Murillo retomó esas palabras del Papa para "favorecer la concordia, la reconciliación y construir juntos el futuro de Nicaragua en una cultura precisamente de encuentro, de reconciliación, de paz y buena voluntad, que genere prácticas de encuentro, de respeto, de hermandad, en toda nuestra Nicaragua".

"Agradecemos profundamente ese hermoso mensaje que nos comprometemos todos y cada uno a hacer realidad en nuestro país", continuó.

Asimismo, la vicepresidenta aseguró que han pedido a Dios "la victoria del amor, de la reconciliación y de la paz", en medio de la crisis.

Consideró que Dios está bendiciendo a los nicaragüenses "con la seguridad, con la paz, y con la buena voluntad".

Destacó que en Navidad miles de nicaragüenses se desplazaron por playas, ríos, centros recreativos, y de municipio a municipio para visitar a sus familias, "celebrando, dando gracias a Dios por la seguridad, por la paz, por la buena voluntad, por el cariño que vive y reina en nuestra Nicaragua".

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Ortega y un saldo de entre 325 y 545 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de "golpe de Estado".

Las manifestaciones contra Ortega y Murillo se iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario. ACAN-EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes