Rousseff y Morales dialogan sobre senador fugado

BRASILIA, ( AFP). La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y su par de Bolivia, Evo Morales, sostuvieron el miércoles una charla telefónica "cordial" y hablaron sobre el incidente diplomático que generó la fuga de un senador boliviano a Brasil, acordando reunirse el viernes durante la cita de Unasur en Surinam, informó la estatal de noticias Agencia Brasil.

La breve conversación telefónica se produjo en medio del impasse diplomático por la fuga, con ayuda de un diplomático brasileño, del senador opositor boliviano Róger Pinto, que tiene asilo político en Brasil pero que no tenía autorización del gobierno boliviano para abandonar su país.

Esta crisis provocó la renuncia del canciller brasileño Antonio Patriota, que este miércoles fue reemplazado en el cargo por Luiz Alberto Figueiredo.

Rousseff y Morales acordaron reunirse el viernes en Paramaribo, al margen de la cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

En la conversación, de unos cinco minutos, Rousseff comunicó a Morales el cambio de canciller como parte de las medidas adoptadas ante el "grave episodio" de la fuga del senador, que estuvo 15 meses refugiado en la embajada brasileña en La Paz.

Pinto salió de Bolivia este fin de semana con la ayuda del encargado de negocios de la embajada brasileña en La Paz, Eduardo Saboia.

Brasil le concedió asilo político a Pinto pero Bolivia, que le inició una veintena de procesos por varios delitos, no le entregó el salvoconducto para abandonar el país.

La fuga se realizó en un auto con matrícula diplomática brasileña, escoltado por militares brasileños, en un viaje de 22 horas a lo largo de 1.600 km, desde La Paz a la localidad de Corumbá, cerca de la frontera entre ambos países.

Morales reclamó este miércoles la entrega de Pinto para que responda ante la justicia por las denuncias pendientes.

El mandatario boliviano aseguró que si un caso similar hubiese ocurrido en Bolivia él "pondría a ese corrupto en la frontera".

Rousseff criticó duramente el martes la conducta del diplomático brasileño que ayudó a Pinto a fugarse de Bolivia y dijo que ello puso en riesgo la vida del senador.

"Brasil jamás podría aceptar, sin salvoconducto del gobierno boliviano, colocar en riesgo la vida de una persona que estaba bajo su resguardo", señaló.

Saboia estaba encargado de la embajada brasileña en La Paz tras la partida del embajador Marcel Biato y a la espera de la llegada de su sucesor, Raymundo Magno.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada