Rusia se atrinchera en Georgia pese a anuncios de retirada

TÍFLIS (AFP). Rusia anunció este sábado que sus tropas permanecerán en un puerto clave de Georgia en el mar Negro, un nuevo gesto que confirma que tiene la intención de controlar las principales rutas de la república vecina, a pesar de las protestas occidentales.

Las tropas rusas de mantenimiento de paz seguirán controlando la ciudad portuaria georgiana de Poti, en el mar Negro, y realizando patrullas, anunció el sábado el jefe del Estado Mayor adjunto del ejército ruso, el general Anatoli Nogovitsin.

"De conformidad con el acuerdo de seis puntos (negociado por Francia) las fuerzas de mantenimiento de paz rusas controlarán la situación en la ciudad de Poti y en otros puntos bajo la forma de patrullas", dijo, citado por la agencia Interfax.

Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos exigieron que el repliegue militar ruso sea total, como dice el plan de alto el fuego, tras advertir que consideran insuficientes en número los centenares de soldados, los tanques y la artillería que ya abandonaron la república caucásica.

Los rusos siguen manteniendo posiciones avanzadas en el oeste del país, en las afueras de Poti y en Teklati, constató un periodista de la AFP. Georgia pudo recuperar el control de Gori, una importante ciudad justo en la frontera con la región separatista de Osetia del Sur, el viernes a última hora.

La policía georgiana pudo entrar en Gori poco después de que las tropas rusas abandonaran la localidad en una larga columna de vehículos blindados, una parte de la cual se dirigió a Osetia del Sur y otra a Abjasia. Sin embargo, dos vehículos blindados rusos continuaban apostados en un retén en la aldea de Karaleti, en las afueras de Gori, rumbo al norte, constató la AFP.

Los soldados, uniformados con la insignia de tropas de paz, no permitían el paso de tráfico hacia Osetia del Sur sin una acreditación militar rusa. El ministro de Defensa ruso Anatoli Serdyukov, declaró que su país había "cumplido con sus obligaciones" de acuerdo al plan de paz.

Moscú se reserva ahora el control pleno de Osetia del Sur y de Abjasia y asegura que tiene el derecho a establecer un "área de responsabilidad" en un perímetro no especificado. Ello incluye fortificaciones cerca de Poti, Senaki y en torno a Osetia del Sur.

Moscú también clama el derecho a patrullar en un área no delimitada junto a la principal arteria vial del país, que corre de este a oeste, entre la capital Tiflis y Poti. "No es verdad que la retirada sea completa", afirmó el portavoz del ministerio del Interior, Chota Utiashvili.

Los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush, y Francia, Nicolas Sarkozy, coincidieron en una conversación telefónica el viernes en que Rusia "no está cumpliendo" con el acuerdo de alto el fuego en Georgia, informó el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, David Miliband, también declaró estar "profundamente preocupado" y urgió a Rusia que respete "total y rápidamente" sus obligaciones.

El general ruso Nogovitsin replicó por su parte que la alianza militar occidental, la OTAN, quiere aumentar su presencia naval en el mar Negro "con la excusa de entregar ayuda humanitaria", tras señalar la presencia de fragatas españolas, alemanas y polacas en esa zona.

La OTAN aseguró que eran maniobras planeadas desde hace tiempo. El conflicto con Georgia estalló el 8 de agosto, cuando los rusos entraron masivamente en Osetia del Sur para rechazar un ataque georgiano.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes