Rusia dice que Damasco contra el 85% del territorio sirio

El ejército de Damasco expulsó a los insurgentes de alrededor del 85% del territorio de Siria, un país sacudido por la guerra desde hace más de seis años, dijo el ejército de Rusia el martes.

Rusia proporciona cobertura aérea a las operaciones del presidente Bashar Assad desde 2015, un respaldo que cambió el curso del conflicto y dio a las tropas sirias y a sus aliados una ventaja sobre combatientes de la oposición y de milicias radicales.

Las fuerzas del gobierno sirio tienen que hacerse todavía con el control del 15% restante, aproximadamente 27.000 kilómetros cuadrados (10.425 millas cuadradas) en manos ahora de extremistas, dijo a reporteros el teniente general Alexander Lapin en la base aérea de Hemeimeem, cerca de la ciudad costera siria de Latakia.

El ejército sirio, junto con la importante labor de combatientes con apoyo iraní, expulsó en las últimas semanas a extremistas del grupo EI de la provincia de Homs, en el centro del país y cerca de la frontera con Líbano, y combate contra ellos en la región de Deir el-Zour, rica en petróleo.

La aviación rusa ha sido crucial en los últimos éxitos del ejército sirio. En agosto de 2015, en un momento en que Damasco sufría importantes derrotas en el campo de batalla, Moscú firmó un acuerdo con el gobierno sirio para desplegar un contingente de la fuerza aérea y otros activos militares en la base Hemeimeem, ubicada en el corazón del territorio controlado por la minoría alauí, a la que pertenece Assad.

En cuestión de semanas, el ejército ruso levantó una base con capacidad para docenas de cazas. Un mes después, y luego de trasladar miles de toneladas de equipos militares y suministros, Moscú anunció el inicio de su campaña aérea en Siria, su primera acción militar fuera del territorio de la antigua Unión Soviética desde el colapso de la federación.

En abril de 2016, las fuerzas de Assad, con respaldo de la aviación rusa, lograron una victoria de gran importancia simbólica al arrebatar el control de la ciudad antigua de Palmira al grupo extremista Estado Islámico. Los insurgentes pusieron en marcha una contraofensiva pero fueron expulsados definitivamente en marzo de 2017.

El triunfo más destacado de Damasco en el conflicto se produjo en diciembre del año pasado, cuando sus soldados y milicias aliadas, de nuevo con apoyo aéreo ruso, recuperaron la ciudad de Aleppo.

El Ministerio de Defensa ruso nunca dijo cuántos soldados tiene desplegados en Siria, pero las cifras de votaciones en el extranjero en las elecciones parlamentarias de septiembre de 2016 indicaron que el personal militar ruso en la nación árabe pasaba de las 4.300 personas en ese momento.

A finales de esta semana, la capital de Kazajistán, Astana, acogerá una nueva ronda de negociaciones entre Damasco y los rebeldes, centradas en altos el fuego locales y en la creación de zonas libres de combates.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7