Rusia espera diálogo entre Ucrania y separatistas

El gobierno de Ucrania debería entablar diálogo con las regiones del este del país luego del controvertido referendo en el que 90% de los votantes apoyó la demanda de soberanía para éstas, dijo el lunes el Kremlin.

El gobierno ruso expresó en un comunicado su esperanza de que "la puesta en práctica de los referendos se haga en forma civilizada" sin violencia.

Agregó que la Organización para Seguridad y Cooperación en Europa podría ayudar para llevar a cabo el diálogo entre el gobierno de Ucrania y representantes de la región oriental, donde el 90% de los participantes en la votación del domingo respaldaron la demanda de soberanía para sus regiones.

El comunicado del Kremlin señaló que Rusia no tiene la intención de anexarse las provincias de Donetsk y Luhansk, como lo hizo con Crimea luego de que en marzo se hiciera un referendo similar. También resaltó la "alta participación" en el referendo y condenó el uso de la fuerza contra civiles en el este.

De acuerdo con conteos preliminares dados a conocer el lunes, 89% de quienes votaron la región de Donetsk, y alrededor de 96% de quienes lo hicieron en Luhansk se inclinaron por la autonomía. Se desconoce si esa votación podría llevar a la secesión del país.

Los insurgentes pro rusos que organizaron la votación dijeron que la situación definitiva de las regiones se discutiría posteriormente en esta semana y podría incluirá la posibilidad de secesión o anexión a Rusia.

Los organizadores del referendo dijeron que hacia la tarde la participación había superado el 70% pero dado que no había observadores internacionales supervisando el proceso fue imposible confirmar esas declaraciones. En algunas casillas visitadas por The Associated Press se apreció una activa participación.

En una casilla habilitada en una escuela podían verse las boletas al ser depositadas en una urna transparente que se inclinaban mayoritariamente por la autonomía.

La mayoría de los opositores a la soberanía se apartaron de las casillas para evitar el riesgo de llamar la atención. Encuestas de diferentes compañías muestran que una notable mayoría de los ucranianos rechaza cualquier movimiento que signifique el desmembramiento del país.

El domingo no hubo señales evidentes de intimidación por parte de fuerzas pro rusas y los insurgentes que se encontraban cerca de las casillas no llevaban puestos sus pasamontañas habituales.

El gobierno central de Ucrania y Occidente han condenado el proceso y lo han catalogado como una farsa y violatorio del derecho internacional y han acusado a Moscú de fomentar la agitación como un método para apropiarse de mayores territorios semanas después de la anexión de Crimea.

"La farsa, que los terroristas llaman referendo, no tendrá consecuencias legales, excepto la responsabilidad penal de sus organizadores", dijo el presidente Oleksandr Turchinov el lunes a través de una comunicado.

Unos días antes de la votación el presidente ruso Vladimir Putin había llamado a los organizadores a posponer la votación en un aparente intento de distanciarse de los insurgentes y tener mayor margen de maniobra para negociar con Estados Unidos y la Unión Europa, además de desactivar la mayor crisis entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría.

Su vocero Dmitri Peskov fue citado el lunes por el diario Kommersant diciendo que para la gente de la región este de Ucrania era difícil atender el llamado de Putin debido a los enfrentamientos que se presentan.

Los insurgentes se han apoderado de edificios del gobierno y han chocado con fuerzas gubernamentales desde el mes pasado. Más de 30 personas han muerto según diversos informes desde que las fuerzas ucranias comenzaron las operaciones para recuperar algunas ciudades del este tomadas por los rebeldes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7