Rusia saca a sus tropas de ciudad siria bajo fuego

El Ministerio de Defensa de Rusia anunció el sábado que estaba retirando a las tropas que había desplegado cerca de la ciudad siria de Afrin, después de que aviones de guerra turcos bombardearon la zona.

Horas antes, aviones de guerra turcos bombardearon Afrin, en el norte de Siria, una zona controlada por los kurdos. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan prometió ampliar las operaciones militares turcas en la frontera contra el grupo kurdo YPG, que ha sido un aliado clave de Estados Unidos en Siria para combatir al grupo Estado Islámico.

En una declaración transmitida por las agencias rusas de noticias, el ministerio declaró que "para evitar posibles provocaciones y excluir la amenaza a la vida y la salud de los soldados rusos, el grupo operativo del Centro para la Reconciliación de las partes beligerantes y la policía militar en el área de Afrin se han trasladado a la zona de Tell-Adjar", dentro de la llamada "zona de desescalada" establecida en septiembre.

No hubo informes inmediatos de cuántos militares rusos se vieron afectados por el traslado.

Los aviones atacaron Afrin poco antes del atardecer, reportaron los medios de comunicación turcos. Un funcionario kurdo confirmó los bombardeos diciendo que fueron los primeros por parte de los militares turcos en la ciudad, en lo que ha llamado la operación "Rama de olivo".

El ataque se produce tras una semana de duras amenazas del gobierno turco, que advirtió que expulsaría de Afrin a las llamadas Unidades de Protección Popular, la milicia siria conocida por las siglas en kurdo YPG.

Turquía considera al YPG como un grupo terrorista vinculado al proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y una extensión de la insurgencia kurda en su región sureste.

Turquía se comprometió a lanzar una ofensiva terrestre en Afrin para erradicar la amenaza que supone el grupo, considerado una extensión de los rebeldes kurdos que luchan en territorio turco. Ankara ha estado acumulando tropas y tanques en la frontera.

El ministro turco de Defensa dijo el jueves que la operación en Afrin ha comenzado “de facto”, en referencia a los esporádicos bombardeos del ejército turco sobre la zona.

Los periodistas de The Associated Press en la frontera con Turquía vieron un convoy de autobuses, que se cree que transportaban combatientes de la oposición siria apoyados por los turcos, mientras viajaban a lo largo de la frontera al otro lado de Afrin. La caravana incluía al menos cuatro camiones que transportaban camionetas equipadas con ametralladoras. Un video de Turquía mostró esta semana que los militares estaban trasladando tanques a la frontera.

El YPG es la fuerza impulsora de una coalición de fuerzas en el norte de Siria aliadas con Estados Unidos para luchar contra ISIS. Con el apoyo de Estados Unidos, la coalición controla ahora cerca de un cuarto del territorio sirio, concentrado principalmente en el noreste del país.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7