Salida del Cuerpo de Paz de EEUU: nuevo golpe para Honduras

TEGUCIGALPA (AP). La decisión del gobierno estadounidense, de retirar a todos sus voluntarios del Cuerpo de Paz de Honduras por motivos de seguridad, constituye otro revés para una nación todavía conmovida por un golpe de Estado y recientemente calificada como la más peligrosa del mundo.

Ni las autoridades estadounidenses ni las hondureñas han dicho específicamente qué las motivó a retirar a los 158 voluntarios, en lo que el Departamento de Estado calificó en 2011 como una de las misiones más numerosas en el mundo.

El retiro llega en un mal momento para uno de los países más pobres de América y para organizaciones sin fines de lucro en la nación, como el Instituto Hondureño de Desarrollo Rural (IHDER), que trabaja en la construcción de escuelas y proyectos hidráulicos, muchas veces con financiación de España y en otras mediante una cooperación informal con voluntarios del Cuerpo de Paz.

"No están en su mejor momento las ONG hondureñas", reconoció el director del IHDER, Oscar Aníbal Puerto, quien dijo que la financiación de España ha comenzado a reducirse por la crisis de deuda en el país europeo. Puerto añadió que el retiro del Cuerpo de Paz no afectaría significativamente a esa organización, pero se mostró preocupado de que el caso siente un precedente para que otros países donantes, como Canadá, se retiren.

El IHDER sí recibe apoyo canadiense para algunos proyectos.

"Tenemos la preocupación de que Canadá, que nunca ha tenido una política (exterior) muy independiente, haga lo mismo y retire a los cooperantes", dijo Puerto.

Sin embargo, reconoció que entiende los motivos de la decisión de Estados Unidos.

"Su preocupación es legítima. Mientras no mejore la situación de seguridad de Honduras", señaló. El país "ha perdido los valores humanos; los crímenes están a la orden del día".

Es la primera vez que las misiones del Cuerpo de Paz se retiran de Centroamérica desde las guerras civiles que acosaron la región en la década de 1970 y 1980. El Cuerpo cerró sus operaciones en Nicaragua de 1979 a 1991 y en El Salvador de 1980 a 1993 por motivos de seguridad, pero desde entonces ha regresado a ambos países.

Sin embargo, la ola de violencia y los narcodelitos que acosan esta nación ha afectado a los voluntarios que trabajan en la prevención del VIH, purificación del agua y proyectos para jóvenes, reconoció el presidente Porfirio Lobo.

El miércoles, Lobo se reunió con prominentes funcionarios estadounidenses para hablar del tema de seguridad. Estados Unidos accedió a enviar un equipo de expertos para ayudar a que el gobierno hondureño lidie con "los asuntos de seguridad ciudadana", señaló el Departamento de Estado, en un comunicado.

La embajada estadounidense en Honduras no respondió de inmediato a una solicitud de declaraciones.

El retiro del lunes se produce menos de dos meses después que el representante demócrata Howard Berman pidió a la secretaria de estado, Hillary Clinton, que reconsiderase el envío de ayuda policial y militar a Honduras como respuesta a los abusos a los derechos humanos.

"Es un paso saludable para que Estados Unidos reconozca que tienen una situación desastrosa en Honduras", dijo Dana Frank, profesor de historia en la Universidad de California, en Santa Cruz, que ha investigado y viajado por Honduras.

La víspera, el portavoz del Departamento de Estado, William Ostick, dijo a The Associated Press que el Cuerpo de Paz realizaba "una evaluación de seguridad en El Salvador, Guatemala y Honduras en respuesta al alto nivel de inseguridad en esos países" y recomendó a ciudadanos estadounidenses que viajan a o residen ahí "mantenerse alertas, consultar el sitio web Travel.State.Gov para información sobre países específicos e inscribirse en nuestras embajadas".

La decisión de retirar toda la delegación se produjo después de que una voluntaria del Cuerpo de Paz fue víctima de un robo y una violación cerca de la comunidad de Duyure, en el sur de Honduras, el 24 de enero del 2011. Tres hombres fueron hallados culpables de violación y robo en ese caso, de acuerdo con un empleado de la corte regional en la ciudad meridional de Cloluteca, quien no tenía autorización de identificarse con su nombre ante la prensa.

La sentencia está prevista para febrero. Los acusados enfrentan una pena de hasta 26 años de prisión. Al parecer, la voluntaria fue asaltada cuando caminaba en una zona remota.

Y el 3 de diciembre, una voluntaria recibió un tiro en la pierna durante un robo a mano armada a bordo de un autobús en la violenta ciudad de San Pedro Sula.

Hugo Velásquez, un vocero de la Policía Nacional, dijo que Lauren Robert, de 27 años, resultó herida junto con otras dos personas. Uno de los tres supuestos ladrones fue muerto por un pasajero del autobús, agregó Velásquez. El diario La Prensa dijo que la mujer es de Texas.

La mayoría de las áreas de San Pedro Sula, al igual que otros sectores especialmente violentos de Honduras, han sido declarados "prohibidos o sumamente desalentados para los voluntarios", según la edición de junio de 2011 del libro del Cuerpo de Paz llamado "Welcome Book". También están prohibidas "todas las playas por la noche" y una gran parte de la costa atlántica del país.

Estados Unidos también anunció que suspendía el entrenamiento de nuevos voluntarios en El Salvador y Guatemala, lo que significa que las operaciones concluirán cuando los voluntarios actuales completen sus misiones.

En El Salvador hay 113 voluntarios y en Guatemala 222. Las embajadas estadounidenses en los dos países no respondieron solicitudes de comentarios.

Un informe de Naciones Unidas difundido en octubre de 2011 dijo que Honduras tuvo la mayor tasa de homicidios del mundo en 2011 con 82,1 asesinatos por cada 100,000 habitantes. En segundo lugar estaba El Salvador con 66.

Honduras se une así a Kazajistán y Níger, como los países de los que se han retirado recientemente los voluntarios.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes