Brasil sanciona ley que eleva la inversión en educación

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sancionó sin vetos el Plan Nacional de Educación (PNE), una ley que obliga al Ejecutivo a elevar sus inversiones en educación hasta un valor equivalente al 10 % del Producto Interior Bruto (PIB) del país en 2024, informó hoy la Presidencia.

La norma fue sancionada anoche, cuando vencía el plazo reglamentario, y fue publicada este jueves en una edición extraordinaria del Diario Oficial de la Unión para que entre inmediatamente en vigor.

El plan determina que tanto el gobierno federal de Brasil como los 27 gobiernos regionales y todas las administraciones municipales eleven gradualmente sus inversiones en educación hasta que las mismas lleguen al 10 % del PIB a partir del décimo año de vigencia.

Actualmente los ejecutivos destinan a la educación valores equivalentes al 6,5 % del PIB.

La legislación fija 20 diferentes metas y estrategias para el sector de educación que el sector público tiene la obligación de alcanzar en un plazo de diez años.

Entre otras metas figuran la erradicación del analfabetismo y la universalización de la educación infantil, primaria y secundaria. Ello significa que a partir de 2024 todos los brasileños con hasta 17 años tendrán que tener acceso a la escuela.

Al final de los diez años de vigencia, todos los brasileños con hasta seis años tendrán que estar alfabetizados y la mitad de las escuelas públicas tendrá que ofrecer educación en tiempo integral, es decir que los estudiantes recibirán clases por la mañana y por la tarde.

Otra meta es elevar a 12 años de estudios la escolaridad promedio de la población con entre 18 y 29 años de edad.

La norma también prevé la concesión de beneficios para las escuelas que consigan mejorar el desempeño de sus alumnos en los exámenes que determinan el llamado Índice de Desarrollo de la Educación Básica.

Rousseff recordó recientemente que la garantía de que las metas serán cumplidas es que la misma ley prevé los recursos para el cumplimiento de todos los proyectos.

Para poder elevar las inversiones en el sector, el Congreso ya había aprobado una ley que determina que el 75 % de todos los recursos procedentes de regalías petroleras sean destinados a la educación.

El plan fue propuesto en 2010 por el Gobierno del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva con el objetivo de que comenzase a regir en 2011, pero el Congreso, que le introdujo varias modificaciones, sólo terminó de aprobarlo el 3 de junio pasado.

En un pronunciamiento anoche en red nacional de televisión, el presidente de la Cámara baja de Brasil, diputado Henrique Eduardo Alves, afirmó que el Plan Nacional de Educación fue la principal ley aprobada este año por el Legislativo.

Según Alves, "la inversión permanente va a garantizar la realización de las metas del plan, entre ellas la de poner en la escuela a todas los niños entre cuatro y cinco años, triplicar las plazas de la enseñanza técnica y erradicar el analfabetismo". 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7