Sanciones por pedofilia en Iglesia Católica alemana

BERLÍN ( AFP). Un sacerdote pedófilo católico, acogido hace 30 años en la diócesis del Papa Benedicto XVI, fue suspendido por haber infringido una prohibición de trabajar con jóvenes, en tanto que nuevos casos de pedofilia salían a la luz pública en dos conventos alemanes.

El arzobispado de Munich anunció el martes en un comunicado haber suspendido al sacerdote H., que había sido condenado por pedofilia en 1986. El religioso había sido acogido en 1980 en la diócesis del actual papa, entonces el cardenal Joseph Ratzinger, pese a las sospechas que pesaban sobre él.

El superior directo del sacerdote, Josef Obermaier, renunció por haber faltado a su deber de supervisión, añadió el comunicado.

El sacerdote fue identificado por la prensa, quien reveló el caso, como Peter Hullermann.

Su primera víctima, Wilfried Fesselmann, lo acusó el martes en el diario Bild de haberle dado de beber antes de obligarlo a practicarle una felación en 1979.

" Al día siguiente me dejó una tarjeta que decía: Olvídalo rápidamente y regresa a tu casa", afirmó el hombre, que entonces tenía 11 años.

Entre tanto, un convento de capuchinos en Bad Mergentheim (occidente) anunció que uno de sus sacerdotes, de 80 años de edad, era sospechoso de al menos un caso de pedofilia durante los años setenta.

La víctima habría presentado una acusación ante la Fiscalía de Berlín hace una semana, indicó a la AFP un portavoz del convento.

El convento benedictino de Sankt Ottilien, en Baviera, reveló también el lunes en un comunicado que varios monjes, ya fallecidos, habían confesado actos pedófilos durante los años sesenta y pidió a las víctimas que se manifiesten.

" Algunas víctimas han logrado un alivio, y posiblemente hasta una curación, después de que su caso ha sido abordado, incluso tras varias décadas de inhibición y de silencio doloroso", señaló el convento.

Desde la revelación en enero de abusos sexuales en el colegio jesuita Canisius de Berlín, nuevos casos han ido saliendo a la luz pública en numerosas instituciones católicas, protestantes y laicas.

La Conferencia Episcopal Alemana, que se comprometió a esclarecer todos los casos, anunció que una línea telefónica especial para tratar casos de abusos sexuales de menores comenzaría a funcionar a partir del 30 de marzo.

La línea servirá para que especialistas respondan a las preguntas de las víctimas y " también de los eventuales autores" de dichos actos, indicó en un comunicado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes