Santos asegura que hay que cambiar estrategia para ganar guerra a las drogas

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró hoy en la instalación del Congreso elegido el pasado 11 de marzo que para ganar la lucha contra las drogas hay que cambiar de estrategia.

Santos, que se dirigió por última vez como presidente al Congreso, afirmó que es necesario "perseverar en la lucha contra el narcotráfico", un flagelo al cual el mundo le declaró la guerra hace 47 años y que tanto le ha costado a Colombia, dijo.

"Una guerra que llevamos perdiendo medio siglo no la vamos a ganar si no cambiamos de estrategia", manifestó.

Explicó que por eso su Gobierno promovió en la Organización de Estados Americanos (OEA) y en las Naciones Unidas "un enfoque diferente para tratar este problema, con la autoridad moral de ser el país que ha pagado el mayor costo en esta guerra, una guerra que tiene que ser de todos porque ningún país puede librarla solo".

"Tenemos que seguir combatiendo la cadena del narcotráfico en todos sus eslabones, como se ha venido haciendo. El aumento de los cultivos en los últimos años -que nos preocupa y nos frustra- se ha contrarrestado en parte con un aumento en las incautaciones y en la destrucción de laboratorios. Pero no ha sido suficiente", afirmó.

La Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP, por su sigla en inglés), reveló el pasado 25 de junio que los cultivos de coca en Colombia aumentaron el 11 % en 2017 hasta alcanzar la cifra récord de 209.000 hectáreas, mientras que la producción potencial de cocaína pura también subió el 19 %, hasta las 921 toneladas métricas.

Según Santos, con la paz firmada con la guerrilla de las FARC en noviembre de 2016 el Estado puede llegar a las zonas alejadas donde proliferan los cultivos de coca para combatirlos.

"Y tenemos por primera vez la oportunidad de lograr una reducción permanente de los cultivos si hacemos funcionar la política dual de erradicación forzosa y sustitución voluntaria", agregó.

El presidente recordó que este año el Gobierno tiene el compromiso de eliminar 110.000 hectáreas de cultivos ilícitos, 70.000 de ellas de manera forzosa y 40.000 por sustitución voluntaria.

Con eso, añadió, "nos acercamos a la meta de reducir los cultivos a la mitad, que acordamos con Estados Unidos hacerlo en cinco años".

Con respecto a la posibilidad de que el próximo gobierno colombiano retome la fumigación aérea de cultivos de coca, Santos afirmó que sería "volver al pasado" y también "sería volver al fracaso".

"Hay que arreciar, eso sí, la mano dura contra los traficantes y las mafias", sentenció.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes