Sarkozy prioriza inteligencia y lucha antiterrorista

PARIS (AFP). El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, presentó el martes su política de defensa, que prevé una reducción sustancial de efectivos y da prioridad estratégica a los servicios de inteligencia para enfrentar las nuevas amenazas, principalmente el terrorismo.

Sarkozy confirmó además la próxima reintegración de Francia a la comandancia militar integrada de la OTAN, aunque precisó que la disuasión nuclear seguirá siendo "estrictamente nacional", y se dijo decidido a impulsar una Europa de la Defensa.

Sarkozy se refirió al terrorismo como una "amenaza inmediata", al detallar el contenido de un Libro Blanco sobre la defensa y la seguridad nacional.

"Hoy la amenaza inmediata es la de un ataque terrorista", afirmó; "la amenaza está ahí, real, y sabemos que mañana puede tomar una nueva forma, aún más grave, con medios radiológicos, químicos y biológicos", advirtió Sarkozy.

Frente a esta nueva realidad, el mandatario francés anunció "un esfuerzo masivo de inversión" para los servicios de inteligencia, función considerada desde ahora como "estratégica" e integrada a los cuatro pilares de la defensa (disuasión, protección, prevención e intervención).

Sarkozy insistió en que los servicios de inteligencia debían ser "eficaces, mejor coordinados, y actuar en el respeto de los valores republicanos".

La nueva función de la defensa estará como nunca antes bajo tutela de la presidencia, que asumirá su coordinación, hasta ahora a cargo de los servicios del primer ministro.

Sarkozy también confirmó una reducción "sustancial" de 271,000 efectivos de las Fuerzas Armadas, que se quedarán con 225,000 alistados de aquí a 6 ó 7 años.

El Ejército de tierra contará con 131,000 efectivos, la Fuerza Aérea con 50,000 y la Marina con 44.000, precisó.

El presidente francés prometió medidas compensatorias para ciudades dependientes en gran medida de la presencia de guarniciones militares, pero ratificó su decisión, pese a las protestas de algunas regiones.

"Pienso que el ejército asegura la seguridad de la Nación, no el fomento de los recursos de una región", declaró.

Sarkozy confirmó además que Francia se integrará a la comandancia militar integrada de la OTAN, aunque precisó que la disuasión nuclear seguirá siendo "estrictamente nacional" y que las tropas francesas no estarán bajo autoridad de la Alianza en tiempo de paz.

"Francia es un aliado independiente, un asociado libre. Los principios establecidos en su tiempo por el general de Gaulle, los hago míos (...) "Sobre la base de estos principios (...) podremos renovar nuestras relaciones con la OTAN, sin temor por nuestra independencia y sin riesgo de ser arrastrados a una guerra, a pesar nuestro", señaló.

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, saludó la decisión.

"El secretario general saluda el anuncio del presidente Sarkozy. Obviamente, depende de Francia cómo y cuándo reanudar su plena participación en las estructuras de la OTAN", dijo el vocero de De Hoop Scheffer.

En vísperas de asumir Francia la presidencia semestral de la Unión Europea, Sarkozy prometió una "reactivación de la Europa de la Defensa, "sea cual sea el futuro del Tratado de Lisboa", después del rechazo del texto por los irlandeses.

"Cuento hacer de la política de defensa y de seguridad un ejemplo de la Europa concreta, de la Europa que responde a las necesidades de los europeos", agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes