A. Saudita: más de 2 millones de peregrinos lapidan a Satán

MINA ( AFP). Las más de dos millones de personas que realizan este año la peregrinación a La Meca, en Arabia Saudita, empezaron a lapidar estelas que simbolizan a Satán, este martes, primer día de la fiesta del sacrificio que celebran todos los musulmanes del mundo.

Los creyentes arrojaban piedras a la gran estela de Satán, que los musulmanes llaman Iblis, en el valle de Mina, cerca de La Meca.

En medio del desorden, cientos de miles de piedras volaban por encima de las cabezas de los peregrinos, que deben lanzar siete piedras durante este primer día contra la estela de 30 metros de altura y 21 al día siguiente, o dos días después, contra la grande, la mediana y la pequeña.

Tras rezar juntos en la mezquita de Namera y pasar el día lunes pidiendo perdón a Dios en el Monte Arafat, símbolo de la espera del Juicio Final, los peregrinos durmieron en el valle de Mina, convertido en una inmensa ciudad de tiendas de campaña.

La peregrinación a La Meca es uno de los cinco pilares del islam que todo musulmán debe cumplir en su vida si sus medios se lo permiten.

Este año, las autoridades esperan que la lapidación de las estelas de Satán termine sin contratiempos, ya que este rito dio lugar en años pasados a movimientos incontrolados de multitud con consecuencias fatales.

Actualmente, la gente llega por un puente de varios pisos construido para canalizar a la muchedumbre que participa en el ritual.

En enero de 2006, 364 personas murieron literalmente aplastadas durante la peregrinación. En julio de 1990, 1.426 peregrinos fallecieron, la mayoría de ellos asfixiados al cundir el pánico en un túnel.

Tras la lapidación, los creyentes deben inmolar un animal en recuerdo de Abraham, que aceptó inmolar a su hijo para obedecer a Dios, antes de que el arcángel Gabriel le propusiera a último momento sacrificar un cordero en su lugar.

Actualmente, en los hechos, los peregrinos compran bonos a las autoridades sauditas que inmolan a los animales y luego envían ayuda a musulmanes pobres de distintas partes del mundo.

Se trata de una fiesta que celebran todos los musulmanes del planeta.

Así, el presidente estadounidense, Barack Obama, subrayó el lunes que " cerca de tres millones de peregrinos de más de 160 países, incluido Estados Unidos, se reunieron en La Meca".

El mandatario deseó a todos los musulmanes del mundo un " feliz Aid Al Adha" o fiesta del sacrificio y dijo que esta celebración permite " recordar los valores y raíces comunes de las tres mayores religiones del mundo".

Obama había estimado la semana pasada que Estados Unidos estaba "en buen camino" para mejorar sus relaciones con los países musulmanes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes