Separan completamente a siamesas chilenas

SANTIAGO DE CHILE ( AP). Un ejército de profesionales separó exitosamente a las siamesas María Paz y María José tras una maratónica operación que despegó sus pechos, estómagos, caderas y pelvis, luego de una maratónica intervención quirúrgica, que proseguía la madrugada del miércoles para reparar por separado sus cuerpos y asegurar su sobrevivencia, informó un funcionario del hospital.

La operación de separación se prolongó por 18 horas.

Las bebés de apenas 10 meses de vida son un ejemplo de fortaleza que soportaron serios episodios de hemorragia y estar anestesiadas por casi 20 horas, que amenazaba deteriorar sus pequeños organismos.

El estado de las bebés es estable, dijo el funcionario a condición de mantenerse anónimo por carecer de autorización para hablar con los medios.

Durante la compleja intervención en que unos 100 profesionales, incluidos 25 cirujanos y anestesistas, se relevaron en equipos de 25 personas cada uno, las bebés fueron superando una a una las situaciones que amenazaban sus cortas vidas.

Esta es la más compleja operación realizada en el hospital infantil Luis Calvo Mackenna, en la que las que María Paz y María José tenían casi más posibilidades de morir que de sobrevivir.

Hasta la medianoche del martes las niñas ya tenían desunidos dos tercios de sus pequeños cuerpos, pero faltaban aun porciones delicadas como apartar sus caderas y pelvis y dejar sólo a una de ellas con recto y ano, órganos que compartían. La separación de la zona pelviana había sido calificada por los médicos como una de las más complejas, ya que los cirujanos debían separar primero los músculos y luego la parte ósea.

"Puede fallecer una o las dos niñas", advirtió temprano el martes el director del hospital, Osvaldo Artaza, uno de los pioneros en este tipo de procedimientos en Chile.

El jefe del equipo de cirujanos, doctor Francisco Ossandón anticipó cerca de la medianoche que "estas niñas tienen malformaciones muy graves y secuelas van a tener. Sus extremidades son más cortas las que separamos que las extremidades normales, por lo tanto siempre tendrán que usar prótesis".

Los médicos dijeron que cerca de cumplirse las 24 horas del inicio de la peligrosa intervención, a las 08.00, 11.00 gmt, entregarán el siguiente parte médico, el que ahondarán alrededor del mediodía, 15,00 gmt.

La operación de María Paz y María José ha sido la más compleja de las cuatro anteriores que se han realizado en el Calvo Mackenna: tres fueron exitosas y la cuarta fracasó porque los bebés murieron por fallas cardíacas.

De no mediar sorpresas incontrolables, Jessica Navarrete y Roberto Paredes podrán abrazar por primera vez a sus hijas, por separado.

La operación era la única forma de mejorar su calidad de vida, puesto que desde que nacieron, las niñas nunca vivieron fuera de un hospital, ya que estuvieron todo el tiempo a diversas máquinas y a un respirador artificial.

Un esperanzado padre declaró el martes que "han salido de hartas situaciones adversas y si han salido adelante de eso, cómo se van a quedar atrás ahora".

La última vez que Jessica y Roberto vieron a sus niñas fue hace casi 24 horas, cuando las despidieron con besos y abrazos en las puertas del quirófano que cambiaría para siempre sus vidas, o las apagaría.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes