Sequía desata una "guerra de aguas" entre regiones españolas

MADRID (AFP) - La sequía que castiga a varias regiones españolas, sobre todo a Cataluña, desató una "guerra del agua" en España, donde las zonas mejor provistas rehúsan colaborar con los afectados por el fenómeno.

El déficit de lluvias que se registra desde hace 18 meses hunde a la España mediterránea en una grave sequía, "la peor desde 1912", según el director general del Agua, dependiente del ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop.

"Desde el principio del año hidrológico, el 1 de octubre, hasta ahora estamos hablando del período más importante de sequía desde hace 40 años", declaró a la AFP Angel Rivera, portavoz de la Agencia española de meteorología (AEM), dependiente del ministerio de Medio Ambiente.

En este período "ha llovido un 40% menos de lo que tenía que haber llovido", añadió.

Las reservas acuíferas del país descendieron al 46,6% de la capacidad total de los estanques. La situación es particularmente crítica en Cataluña, donde los pantanos se encuentran a entre un 19% y un 20,5% de su capacidad, o sea un 15% aproximadamente por debajo del nivel en el que se considera inutilizable.

Si no llueve de manera intensa los próximos meses, Barcelona y sus alrededores podrían atravesar serios problemas de suministro en el verano (boreal) y padecer restricciones a partir del otoño, según las autoridades regionales.

"Las previsiones para el trimestre de abril hasta junio no son muy optimistas, son de precipitaciones normales o un poco por debajo de lo normal", afirmó Angel Rivera.

Alarmado por la situación, el gobierno regional catalán busca soluciones para evitar la restricción del agua, sobre todo teniendo en cuenta el importante flujo turístico que se registra en verano en la región.

Una de las propuestas consiste en hacer llegar agua desde Marsella (sur de Francia) y Tarragona a través de barcos, pero sus detractores la consideran demasiado costosa.

Otra, menos cara y más polémica, es el trasvase desde un afluente del río Ebro, el Segre. Esta posibilidad fue rechazada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que reconoce que el tema de los trasvases es muy delicado en el país.

En el 2004, su gobierno rechazó un trasvase de envergadura, del río Ebro hacia la región de Valencia, previsto por el gobierno conservador de José María Aznar. Cataluña, hoy necesitada, también se había opuesto.

El tema divide incluso a regiones de la misma orientación política. Aragón, atravesada por el Ebro y gobernada por socialistas como Cataluña, se opone al trasvase del Segre.

Los catalanes acusan a Aragón de querer guardar su agua para proyectos polémicos como la construcción de un "Las Vegas europeo" en pleno desierto.

Para los agricultores, el tiempo apremia. "Si llueve en los próximos días, se podrán salvar los cultivos, si no la situación podrá ser catastrófica", declaró a la AFP Andrés del Campo, presidente de la Fenacore, una federación que aglutina a miles de agricultores.

"Puede que zonas como el Levante (este) dejen de abastecer el mercado exterior, que representa el 60% de su actividad", subrayó. Propone una mejor utilización del agua, pues, según dice, "con el cambio climático, habrá más lluvias torrenciales, seguidas de períodos de sequía".

Cataluña apuesta también por la puesta en marcha de una central de desalinización de agua marina, prevista para el 2009, que permitirá producir unos 60 millones de m3 anuales de agua potable, es decir el equivalente aproximado a dos meses de consumo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes