Silvio Berlusconi de nuevo con líos judiciales

ROMA ( AFP). El magnate de las comunicaciones y primer ministro italiano Silvio Berlusconi se ha visto implicado en numerosos enredos judiciales desde que inició su carrera política en 1993 y aunque nunca fue condenado de manera definitiva deberá enfrentar de nuevo varios juicios.

Propietario de un verdadero imperio industrial que incluye, entre otras empresas, tres importantes canales de televisión, un diario, un semanario, la mayor editorial del país y una sociedad de publicidad, Berlusconi deberá ser juzgado por dos casos pendientes tras perder este miércoles la inmunidad que le garantizaba una ley adoptada en el 2008.

La ley fue considerada inconstitucional por los 15 jueces de la Corte Constitucional.

El mayor problema judicial que acecha al mandatario italiano es la acusación de corrupción del abogado británico David Mills, condenado a su vez a cuatro años y medio de prisión por dar falso testimonio a cambio de dinero.

Mills fue acusado de recibir 600,000 dólares de Berlusconi por testificar a su favor en dos causas abiertas en 1997 y 1998.

Será abierto igualmente el proceso pendiente contra Berlusconi por fraude fiscal y falsa contabilidad por la adquisición de los derechos televisivos de la cadena Mediaset.

Al peso que puedan tener los tribunales hay que sumar la condena el sábado del tribunal de Milán a la firma Fininvest, propiedad de Berlusconi, a pagar una millonaria indemnización de 750 millones de euros a Carlo de Benedetti por la compra ilegal de la editorial Mondadori.

Berlusconi fue calificado por los jueces milaneses de " corresponsable en la corrupción" de magistrados para obtener una sentencia favorable para adjudicarse la mayor editorial de Italia.

Los problemas judiciales de Berlusconi comenzaron en 1993, cuando decidió entrar en política y llegó a ser nombrado jefe de Gobierno.

El tribunal de Milán (norte) lo acusó de corrupción, una acusación que terminó por obligarlo a renunciar al cargo siete meses después de su llegada al poder, en 1994.

En 1994 uno de los primeros actos de Silvio Berlusconi como primer ministro fue promulgar un decreto-ley para liberar a los acusados por los jueces anticorrupción Manos Limpias que estaban en detención preventiva.

Al regresar al poder en el 2001, su gobierno propuso numerosas leyes para protegerlo de la justicia, según denunció la oposición de izquierda, y llegó a aprobar en el Parlamento la concesión de la inmunidad para los cinco mayores altos cargos del Estado mientras permanezcan en ellos.

Pero la Corte Constitucional anuló luego la decisión del Parlamento por considerarla inconstitucional, por lo que se reanudó el juicio de Milán.

Además de los líos judiciales, Berlusconi ha protagonizado recientemente una serie de escándalos sexuales desde que su esposa, Veronica Lario, pidió en mayo pasado el divorcio indignada por su vida disipada y sus fiestas con prostitutas de lujo.

Igualmente mantiene una verdadera guerra abierta contra la prensa, por lo que fue acusado ante el Parlamento Europeo de violar la libertad de prensa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes