Sindicato de obreros automotrices pide ayuda al gobierno

WASHINGTON (AP) El líder del sindicato de obreros de la industria automotriz de Estados Unidos le pidió al gobierno el domingo ayuda financiera que permita mantener a flote a las principales compañías automovilísticas del país.

Ron Gettelfinger, líder del sindicato United Auto Workers (UAW por sus siglas en inglés), declaró que nadie puede permitirse "ver a estas compañías ir a la quiebra" y que el Congreso debería aprobar la ayuda financiera durante una sesión especial que se celebrará el 8 de diciembre.

Asimismo, General Motors Corp., Ford Motor Co. y Chrysler LLC daban los últimos retoques a los planes de solicitud de los préstamos que pedirán a Washington.

Gettelfinger dijo que un plan de rescate de 25.000 millones de dólares para la industria automotriz no es una operación de salvamento sino "un préstamo" que mantendrá a las compañías a flote hasta que "examinemos a largo plazo que se necesita hacer exactamente en la industria".

Líderes demócratas del Congreso quieren analizar los exhaustivos informes internos de las tres principales compañías automovilísticas del país antes de votar sobre cualquier plan de ayuda financiera.

Las solicitudes, que han de entregarse el martes, serán analizadas durante una audiencia el miércoles en el Senado y otra el viernes en la Cámara de Representantes.

Si las solicitudes de ayuda convencen a los legisladores, es posible que el Congreso vuelva a reunirse para analizar el plan de rescate.

Los congresistas están fuertemente divididos sobre el tema y muchos dudan sobre ofrecer otro costoso plan de rescate, además del ofrecido ya a Wall Street por 700.000 millones de dólares.

El senador republicano Lindsey Graham dijo que no aprobará la ayuda financiera al sector.

"No creo que sea buena idea tomar 25.000 millones de dólares y ofrecérselos a tres compañías automovilísticas, que creo tienen un plan de negocios condenado a fracasar", dijo Graham.

Al igual que muchos republicanos y algunos demócratas, Graham dijo que sería mejor permitir que una o varias de las compañías quiebren y que luego sean reestructuradas.

La senadora demócrata Claire McCaskill dijo que está dispuesta a analizar el plan de rescate, pero no antes de que el Congreso examine la situación financiera de cada empresa.

"Hemos de actuar como un banco y tenemos que asegurarnos de que obtenemos todos los datos financieros internos y que estamos cómodos al asegurar de que ésta es una buena inversión para el contribuyente estadounidense", dijo McCaskill.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes