"Sirena" alemana nadará 800 km, de Costa Rica a Nicaragua

SAN JOSE (AFP). Una ambientalista alemana se levantará a las 4 de la mañana este domingo, se pondrá filtro solar en la cara y un traje de lycra, y dos horas después se meterá al Océano Pacífico para empezar a nadar 800 kilómetros en una cruzada en defensa del medio ambiente marino.

Renate Herberger, de 53 años, avanzará unos 20 kilómetros cada día, por lo que estará metida en el mar durante 40 días, en una travesía desde el extremo sur de Costa Rica, en la frontera con Panamá, hasta el límite con Nicaragua.

Seguida por una lancha a motor, esta "sirena" de cabello rubio nadará cada día ocho horas, pero hará pausas de pocos segundos para beber unos tragos de yogur y reposará unos minutos en la embarcación mientras almuerza.

Su mayor problema no será el cansancio, pues asegura que nadar la llena de energía, sino el cansancio del lanchero: en una travesía similar que hizo el año pasado --pero que no logró completar-- más de un botero se durmió y la dejó nadando sola en medio del mar hasta una hora.

"Voy a nadar toda la costa pacífica del país y el próximo año la costa caribe", dijo Herberger este viernes en una conferencia de prensa en San José, acompañada por su amiga costarricense Ana Lucía González, quien le da apoyo logístico.

"Lo que yo hago nunca se ha hecho antes, nadar por una causa ambientalista", agregó Herberger, quien explicó que como hija de una familia judía alemana que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, quiere "evitar el holocausto de las especies marinas".

Esta ambientalista, quien se hizo aficionada a la natación cuando una trombosis en su pierna izquierda la obligó a realizar terapia física en el agua, cumplirá su periplo lejos de la costa para evitar a los cocodrilos que habitan en las desembocaduras de ríos, como el Tárcoles.

Un problema que deberá superar esta alemana que vive en North Saanich, en la provincia de Columbia Británica, en el oeste de Canadá, será recaudar los 15,000 dólares que costará el alquiler de las lanchas, pero confía en que conseguirá gratuitamente hospedaje y comida a lo largo de su travesía.

Hasta ahora ha recaudado poco más de 3,000 dólares con aportes de una vecina de Canadá, de un primo lejano y de funcionarios de la Fiscalía de Costa Rica, quienes la invitaron a dictar una conferencia.

Si no consigue todo el dinero, Herberger dijo que no dudará en usar su tarjeta de crédito, aunque confía en que recibirá aportes a través de su página de internet "www.costaricamermaid.net".

La travesía comenzará el domingo en el Golfo Dulce, en la frontera con Panamá, y tras nadar más de 800 kilómetros de sur a norte, culminará en la Bahía Salinas, en el límite con Nicaragua.

El periplo durará unos tres meses, pues alternará días de nado con otros en que dictará charlas y hará otras actividades en los pueblos costeros para promover su cruzada de protección de las especies marinas.

Hace un año Herberger intentó realizar la misma travesía, pero la suspendió tras nadar 749 kilómetros --cuando le faltaban unos 80 km para lograr la meta--, por problemas logísticos.

Esta "sirena" nada con un traje de lycra de cuerpo entero (que le regaló una tienda de San José), con aletas, máscara y snorkel para mantener la cabeza metida en el agua y escuchar los sonidos del mundo submarino.

Herberger lamentó que cada año sean capturados "100 millones de tiburones para comer su aleta" y lamentó que Costa Rica, que da mucha importancia a la protección de la biodiversidad, "sea el cuarto exportador de aleta en el mundo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes