Siria: Ataque frente a escuela deja 6 muertos

Un atacante suicida detonó el domingo su camioneta cargada de explosivos cerca de una escuela primaria en un pueblo chií en Siria, agresión que dejó seis muertos, al tiempo que aviones del gobierno arrojaron barriles-bomba sobre áreas residenciales del norte, dijeron activistas.

El atentado suicida ocurrió junto a un complejo de escuelas en el pueblo de Umm al-Amed, en la provincia oriental de Homs, dijo un funcionario de la oficina del gobernador que habló a condición de preservar el anonimato porque no está autorizado a hacer declaraciones a la prensa. Indicó que la explosión destruyó una serie de edificios, y que las operaciones de rescate continuaban.

Rami Abdurrahman, del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que al menos seis personas, incluidos niños, murieron en la explosión.

Por su parte, el funcionario de la oficina del gobernador dijo que al menos 10 personas habían muerto, entre ellas cinco niños. Hasta el momento no había sido posible determinar la causa en la discrepancia de las cifras. El Observatorio obtiene su información de una red de activistas en Siria.

El ataque resalta cómo la guerra civil en el país, ahora en su tercer año, se ha vuelto cada vez más sectaria.

Los rebeldes en Siria son suníes en su mayor parte, y entre ellos han surgido brigadas extremistas musulmanas como las milicias más poderosas. Los chiíes y otras minorías han permanecido neutrales o respaldado al presidente Bashar Assad, temerosos de su futuro si la rebelión triunfa. Ambas partes han matado a civiles.

Por otro lado, fuerzas del gobierno continuaron arrojando barriles-bomba en áreas bajo control insurgente en la norteña ciudad de Alepo y la provincia circundante por octavo día consecutivo. Helicópteros militares dejaron caer cuatro barriles explosivos en un mercado de segunda mano en el barrio de Masaken Hanano, dijeron activistas.

"Los médicos dicen que están sacado cuerpos en pedazos; no están seguros de cuántos hay", afirmó Hassun Abu Faisal, un activista del Aleppo Media Center. Dijo que las bombas destruyeron vehículos estacionados en una calle principal, un edificio de dos plantas y dejaron un cráter en donde estaba el mercado.

Los médicos habían contado 13 muertos hasta el momento, agregó. El Observatorio dijo que "decenas de personas" habían fallecido.

Tres miembros de una familia murieron en el vecino pueblo de Marea al caer un barril-bomba en una escuela a la que refugiados sirios de otras partes usan como albergue, dijeron Abu Faisal y el Observatorio.

Los ataques con barriles bombas —hechas con barriles que contienen cientos de kilos de explosivos y combustible— son muy imprecisos. Activistas por los derechos humanos dicen que, incluso si las fuerzas sirias están tratando de atacar posiciones rebeldes, los barriles a menudo estallan en áreas residenciales.

El grupo activista Médicos sin Fronteras dice que unas 190 personas han muerto en esos ataques.

El aumento en la ofensiva se produce en momentos en que se planea una reunión de paz a partir del 22 de enero en Montreaux, Suiza. Eso ha causado conjeturas de que el presidente Bashar Assad está tratando de fortalecer su posición antes de sentarse a la mesa de negociaciones.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes