Siria: Plan de desarme químico pudiera demorarse

Todos los elementos para eliminar el arsenal químico declarado de Siria están listos, pero el esfuerzo sin precedentes pudiera verse demorado, dijo el martes un funcionario de la agencia mundial de prohibición de esas armas, luego que el consejo ejecutivo del grupo revisase el plan.

El consejo ejecutivo de la Organización de Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) le pidió al director general Ahmet Uzumcu que reportase el 7 de enero sobre los progresos en la ejecución del plan, dijo el funcionario, que habló a condición de anonimato porque la OPAQ no planeaba dar a conocer los detalles hasta el miércoles.

De acuerdo con un cronograma detallado acordado previamente, las substancias más tóxicas del arsenal químico sirio —incluyendo precursores para el gas sarín— deberían ser sacadas del país para el 31 de diciembre y el programa en su conjunto debe ser historia para mediados del 2014.

Pero esos plazos han quedado en dudas a causa de los problemas de seguridad en Siria, que está en el tercer año de una devastadora guerra civil, además de obstáculos logísticos más mundanos, como lograr que camiones pasen por aduanas e incluso el severo invierno que afecta el Oriente Medio.

"Existe la posibilidad de que tengamos que revisar el plazo del 31 de diciembre", dijo el funcionario.

Aunque la OPAQ no dio a conocer el plan, el funcionario confirmó que la mayoría de los elementos ya se conocen, debido a ofertas dadas a conocer por varios países.

Siria va a transportar centenares de toneladas de substancias químicas al puerto de Latakia, donde serán transferidas a buques noruegos y daneses, y llevadas a un puerto aún no precisado en Italia. Ahí pasarán a un barco del gobierno estadounidense, el MV Cape Ray, que tiene equipo que neutralizará los agentes químicos mezclándolos con agua caliente y otras substancias.

Los buques noruegos y daneses regresarán a Siria para recoger centenares de toneladas de substancias menos tóxicas que pueden ser destruidas por compañías privadas.

El funcionario de la OPAQ. Que estuvo en la reunión, dijo que el consejo ejecutivo "le dio al director general una clara luz verde" para implementar el plan.

Es la primera vez que la OPAQ, que ganó el Premio Nobel de Paz este año, ha supervisado una operación de desarme en un país en guerra.

Estados Unidos usará un sistema móvil de hidrólisis para procesar las substancias más tóxicas, haciéndolas inservibles para armas. La capacidad de Siria de producir armas químicas fue destruida en octubre, incluyendo las máquinas para mezclar substancias y llenar municiones.

El plan de desarme fue elaborado a raíz de la indignación global por un ataque con gas sarín contra un suburbio de Damasco en manos rebeldes en agosto, en el que murieron centenares de personas, incluyendo niños.

Washington y sus aliados culparon del ataque al régimen del presidente Bashar Assad, algo que este niega. Pero Siria acordó integrarse a la OPAQ y renunciar a su arsenal químico para evitar un ataque aéreo estadounidense.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes