Siria: Yihadistas asedian ciudad en el este

La agrupación extremista Estado Islámico de Irak y el Levante ha impedido que envíos de alimentos y medicinas lleguen a algunos barrios en una ciudad oriental de Siria y ha cesado algunas de sus operaciones en el país, mientras espera por el arribo de armas desde Irak, dijeron activistas el viernes.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que el sitio es mayormente en barrios en poder rebelde en la ciudad de Deir el-Zour. Agregó que la ofensiva por el Estado Islámico en el oriente de Siria contra facciones islámicas rivales ha matado a más de 640 personas y desplazado a más de 130.000 desde el final de abril.

La campaña del Estado islámico de Irak y el Levante en la provincia de Deir el-Zour parece tener como objetivo conectar el vasto territorio que controla en el norte y el este de Siria con áreas que ha capturado en el vecino Irak. Esta semana, el grupo capturó la segunda mayor ciudad iraquí, Mosul, y otras áreas.

El director del Observatorio, Rami Abdurrahman, le dijo a The Associated Press que la mayoría de las operaciones del estado Islámico en Siria parecen haber sido suspendidas hasta el arribo de armas desde Irak, donde sus combatientes capturaron grandes cantidades de municiones, armas y vehículos.

Abdurrahman dijo que los combatientes del Estado Islámico no han peleado batallas grandes en los últimos días, a excepción de algunas escaramuzas en la provincia de Alepo. Añadió que algunos vehículos militares al parecer capturados en Irak han aparecido en la ciudad norteña de Manbij, que está bajo control del Estado Islámico.

El grupo, compuesto mayormente por yihadistas extranjeros, ha conseguido avances significativos en Siria en las últimas seis semanas, capturando pueblos y aldeas en fuertes combates contra el Frente Nusra —una facción de al-Qaida— y otros grupos islámicos.

Recientemente, el Estado Islámico capturó un puente sobre el río Éufrates que era el principal punto de ingreso a áreas en poder rebelde en Deir el Zour, una ciudad disputada por los rebeldes y las tropas del gobierno, dijo el Observatorio, afincado en Gran Bretaña.

Un activista basado en Deir el-Zour, que se identifica como Abu Abdulá, dijo vía Skype que alimentos están siendo contrabandeados a la ciudad por bote, y añadió que los precios de la comida han comenzado a subir.

"Ha comenzado una crisis humanitaria en la ciudad", dijo.

El Observatorio, que depende de una red de activistas en Siria, dijo que el Estado Islámico está impidiendo el ingreso y salida de vehículos a barrios en los que viven unas 25.000 personas.

"Algunos residentes le han dicho a activistas del Observatorio que solamente quedan alimentos para mantener vivos a residentes en la ciudad", dijo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7