Sirios votan en medio de la guerra

Con la guerra civil como telón de fondo, decenas de miles de sirios votaron el martes en las ciudades y poblados controlados por el gobierno para otorgar al presidente Bashar Assad un nuevo mandato de siete años, y algunos incluso marcaron la boleta con su propia sangre.

La elección cuidadosamente coreografiada no fue tomada en cuenta, e incluso recibió burlas, en áreas bajo control de la oposición, donde continuaron los enfrentamientos. Algunos rebeldes metieron sus zapatos burlonamente en una urna electoral falsa en una demostración de disgusto. Líderes de Occidente también calificaron la elección como una simulación.

Es probable que una victoria de Assad dé impulso a su base de apoyo en casa y que proporcione mayor evidencia de que no tiene intención de renunciar al poder, haciendo que se prolongue el conflicto que ha cumplido tres años.

Los temores de que los rebeldes atacarían con morteros los territorios controlados por el gobierno para desalentar la votación no se materializaron, pero persistieron los combates.

Los medios estatales de prensa reportaron que la votación se cerró a la medianoche del martes, y que funcionarios electorales comenzaron el proceso de revisar la cantidad de votos contra listas de votantes registrados para asegurar que concuerden. En una caseta de votación en Damasco emitieron su sufragio 2.196 personas, de las cuales sólo dos no votaron por Assad, dijo un reportero de The Associated Press que observó el conteo de votos por parte de representantes de cada candidato presidencial.

El anuncio estuvo acompañado de pitidos y ovaciones en Damasco de partidarios de Assad. No fue claro de inmediato cuándo se anunciarían los resultados de la elección.

Más temprano en Damasco se escucharon a la distancia explosiones mientras fuerzas del gobierno y rebeldes se enfrentaban en poblados rurales cercanos y emergían al cielo columnas de humo gris. Se reportaron varias ráfagas de mortero en la capital, incluido uno que cayó cerca de la Casa de la Ópera sobre una plaza grande.

Al menos tres aviones de combate volaron a baja altura sobre la ciudad, lo cual dijeron residentes que era inusual. Jets y helicópteros artillados atacaron el suburbio de Daraya, la ciudad de Daraa, en el sur del país, y el poblado cercano de Nawa, así como distritos en poder de los rebeldes en la dividida ciudad de Alepo, en el norte.

La votación se realizó sólo en áreas controladas por el gobierno, por lo que se excluyó gran parte del norte y oriente de la nación. Decenas de miles de sirios residentes en el extranjero votaron la semana pasada, aunque muchos de los más de 2,7 millones de refugiados sirios en toda la región se abstuvieron o fueron excluidos por ley.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada