Sismo en Italia deja al menos seis muertos y decenas de heridos

ROMA (AFP). Cientos de personas se preparaban el domingo a pasar su primera noche en refugios tras el fuerte sismo que sacudió de madrugada el nordeste de Italia, causando la muerte de al menos seis personas y devastando fábricas y monumentos históricos de la región de Ferrara.

Después de un fin de semana marcado por el terror ante el atentado el sábado contra una escuela del sur de la península que causó la muerte de una adolescente y dejó cuatro chicas heridas gravemente, y un domingo apabullado con la noticia del terremoto, el jefe de gobierno Mario Monti decidió anticipar su regreso de la cumbre de la OTAN que se celebra en Chicago (Estados Unidos).

"En estos momentos el país debe estar unido y cercano a quienes sufren", pidió Monti, quien declarará el estado de emergencia en Emilia-Romaña tras su regreso el lunes.

El nordeste de Italia, una de las regiones más industrializadas y pobladas de la península, se despertó de madrugada sacudido por el sismo, ocurrido a las 04H04 locales (02H04 GMT), cuya magnitud fue de 6 y con epicentro localizado a unos 5 km de profundidad en Finale Emilia, 36 km al norte de Bolonia, provincia de Módena.

Según un balance provisional, al menos cuatro personas murieron por los derrumbes, todos obreros que pernoctaban en las sedes de las fábricas en las que trabajaban.

Uno de ellos es un marroquí de 29 años, quien murió al desplomarse un galpón de una fábrica de poliestireno en Ponte Rodoni di Bondeno, en Módena.

Los otros dos son italianos que trabajaban en una fábrica de cerámica en San'Agostino, Ferrara, entre las localidades más afectadas.

El cuerpo de un cuarto obrero, que se encontraba dentro de una herrería, fue hallado por los bomberos atrapado entre los escombros de la fábrica Tecopress de Ferrara.

Otras dos personas, una anciana de más de cien años y una mujer de 37 años, de nacionalidad alemana, fallecieron por un ataque al corazón producido por el pánico.

Unas 50 personas resultaron heridas en la región de Ferrara, aunque ninguna de gravedad.

"Sentía la casa temblar, los muebles se movían, los objetos caían, la gente corría como loca", contó a la AFP Claudio Bignami, un pensionista que reside en San Carlo, a las afueras de Ferrara.

"Qué miedo, sentí mucho miedo", confesó Alda Bregoli, otra pensionista, quien prefirió deambular en pijama todo el día. "No puedo ni quiero entrar a mi casa", dijo.

El inmenso patrimonio cultural de la región sufrió "notables daños", según una nota del ministerio para los Bienes Culturales, que registró desprendimientos y grietas en varias iglesias importantes de Ferrara, entre ellas la de San Carlo y de Santa Maria in Vado.

Como un señal premonitorio, las agujas del Reloj antiguo de la torre San Agustín señalan las 04H04, la hora exacta del movimiento telúrico.

Italia cuenta con un patrimonio artístico inestimable, cuya fragilidad fue evidente durante los terremotos de septiembre y octubre de 1997 en Umbría y Marcas, dos regiones del centro.

Una niña de cinco años fue rescatada de los cúmulos de piedra en Finale Emilia gracias a una llamada telefónica hecha desde Estados Unidos a la policía por un pariente.

El sismo se sintió en todo el noreste de la península, incluso en Turín, Milán y Venecia.

Unas 3.000 personas han sido evacuadas hasta ahora, según datos de la Protección Civil. La mayor parte de los damnificados se encuentra en la provincia de Módena, perteneciente a la región Emilia-Romaña, y otros 500 han sido evacuados en la provincia de Ferrara, mientras se siguen registrando réplicas, algunas de fuerte intensidad.

Una de ellas sacudió de nuevo la región a las 15H18 locales (13H18 GMT), provocando otros derrumbes en el casco histórico de la localidad de San'Agostino y Ferrara, las más afectadas.

"Fueron 20 segundos tremendos, como una metralleta. Ratatata. No cesaba de temblar, todo se caía: platos, vasos, muebles", contó uno de los damnificados, mientras se prepara a pasar la noche en un gimnasio, donde aún no han llegado las cobijas ni las camas.

Las habitaciones privadas, sobre todo aquellas modernas, resistieron al movimiento telúrico, gracias al parecer al cumplimiento de las normas de construcción antisísmicas, mientras las edificaciones antiguas fueron las que más resultaron perjudicadas.

Según el diario Il Corriere della Sera, el temblor causó daños por 250 millones de euros a la asociación de fabricantes de queso parmesano, entre los productos más famosos y rentables de la zona.

Los italianos han revivido el terremoto de Los Abruzos (centro de Italia) que el 6 de abril de 2009 devastó el centro histórico medieval de L'Aquila y provocó la muerte de 309 personas, dos mil heridos y 80.000 desplazados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7