Sismo fuerte causa al menos 50 muertes en centro de Italia

L'AQUILA, Italia (AP). El centro de Italia fue sacudido la madrugada del lunes por un sismo fuerte que causó al menos 50 muertos, derribó inmuebles, dejó a varias personas más atrapadas y millares de damnificados, informaron funcionarios y medios de comunicación.

Las autoridades anticiparon un posible aumento de la cifra fatal conforme las cuadrillas de rescate se abran paso entre los escombros. Los bomberos, apoyados con perros, buscaban a personas entre inmuebles derrumbados, como en un dormitorio estudiantil en la ciudad de L'Aquila donde unos seis alumnos estaban atrapados.

Afuera del dormitorio derribado había estudiantes que sollozaban mientras esperaban envueltos en cobijas, algunos todavía en pantuflas. Un alumno, no identificado, dijo a la televisora estatal RAI que fueron despertados por el temblor y que bajaron del dormitorio corriendo por escaleras antes de que el techo se derrumbara.

"Logramos bajar con otros estudiantes, pero tuvimos que colarnos por un hoyo en las escaleras mientras caía todo un piso", comentó el estudiante Luigi Alfonsi, de años 22. "Yo estaba en la cama; fue como si nunca fuera a terminar mientras escuchaba partes del edificio cayendo alrededor de mí", agregó.

El poblado de Castelnuovo al parecer también fue sacudido fuertemente, con cinco muertes confirmadas allá.

El Centro Geológico de Estados Unidos dijo que el sismo tuvo una magnitud de 6,3 aunque el Instituto Nacional de Geofísica de Italia estimó en 5,8 la fuerza.

El movimiento telúrico surgió unos 110 kilómetros (70 millas) al noreste de Roma a las 03:32 horas (0132 GMT), dijeron autoridades. El Departamento de Protección Civil informó que el epicentro fue ubicado cerca de L'Aquila en la región montañosa de Abruzzo.

En las primeras horas de la mañana, la policía paramilitar Carabinieri dijo que el sismo había dejado al menos 20 muertos, incluidos cinco niños, y unos 30 desaparecidos. Además de L'Aquila, el poblado de Castelnuovo fue al parecer duramente golpeado pues allí ocurrieron cinco de las muertes.

El ministro del Interior Roberto Moroni, quien llegó a L'Aquila horas después del terremoto, señaló que habían muerto 50 personas.

"Es la peor tragedia desde que comenzó el milenio", dijo Guido Bertolaso, el jefe del Departamento de Protección Civil.

El alcalde de L'Aquila, Massimo Cialente, señaló que aproximadamente 100.000 personas dejaron sus casas y que muchos edificios del centro histórico de la ciudad resultaron dañados.

Bloques de paredes, soportes de acero doblados, muebles y cercas de alambre estaban esparcidos por las calles, mientras que un polvo gris cubría aceras y automóviles. Se escuchaba la sirena de las ambulancias por toda la ciudad.

El primer ministro Silvio Berlusconi declaró el estado de emergencia que permite la entrega de fondos federales para atender el desastre y dijo que por la situación podría cancelar una visita programada a Rusia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes