Sismo de magnitud 7,2 causa daños y víctimas en Turquía

ETIQUETAS

ANKARA (AP) — Un terremoto de magnitud 7,2 sacudió el domingo el este de Turquía, causando por lo menos 85 muertos y desatando escenas de pánico debido al derrumbe de decenas de edificios que quedaron reducidos a pilas de escombros y metal retorcido.

Durante el movimiento tectónico, decenas de miles de habitantes corrieron hacia las calles mientras gritaban e intentaban comunicarse por celular con sus parientes.

En medio de la destrucción, los sobrevivientes utilizaron sus manos como palas en un intento desesperado por rescatar a personas que quedaron atrapadas o heridas bajo los escombros.

"Mi esposa e hijo están dentro. Mi hijo de cuatro meses está dentro", decía un hombre que lloraba afuera de un edificio derrumbado en Van, la capital provincial, según imágenes del canal CNN-Turk.

El temblor remeció a las 13.41 horas la región oriental montañosa de Turquía y el epicentro ocurrió en la aldea de Tabanli, a 17 kilómetros (10 millas) de Van, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

De acuerdo con la televisora estatal TRT, 59 personas perecieron y 150 resultaron heridas en la ciudad oriental de Ercis, en tanto que 25 perecieron en Van y un niño perdió la vida en la provincia cercana de Bitlis.

Los expertos turcos afirmaron que las víctimas fatales podrían ascender a más de mil debido a las normas deficientes de construcción y la potencia del sismo en la región.

El temblor causó sus mayores estragos en Ercis, de 75.000 habitantes, en la provincia montañosa de Van, cerca de la frontera con Irán. La ciudad se ubica en la falla geológica de Ercis en una de las zonas más propensas a sismos en Turquía. Van, 90 kilómetros (55 milas) al sur, también tuvo daños considerables.

Hasta 80 edificios se derrumbaron en Ercis, entre ellos un dormitorio, y 10 edificios corrieron igual suerte en Van, dijo la Media Luna Roja (la cruz roja turca). El sismo causó hundimientos en carreteras, dijo el canal CNN-Turk.

De acuerdo con el canal NTV, cientos de heridos recibieron atención en el hospital estatal en Ercis.

Los sobrevivientes en Ercis se quejaban de la falta de maquinaria pesada para retirar enormes planchas de cemento que estaban encimadas, según la NTV.

"Hay numerosos muertos. Varios edificios se vinieron abajo. Hay mucha destrucción", dijo a la televisión NTV el alcalde de Ercis, Zulfikar Arapoglu. "Necesitamos asistencia urgente. Necesitamos médicos".

En Van, residentes llenaron las calles presas del pánico entre gritos. Socorristas y voluntarios maniobraban a toda prisa con sus manos y palas para salvar a los que estaban atrapados.

Los lugareños lloraban afuera de las ruinas de lo que fue un edificio de ocho niveles con la esperanza de que fueran rescatados sus parientes.

Un testigo afirmó que ocho personas fueron rescatados de los escombros, pero las acciones de búsqueda se dificultaban debido a las réplicas, según la CNN-Turk.

Los científicos estadounidenses registraron ocho réplicas tres horas después del sismo, entre ellas dos de magnitud 5,6.

Numerosas víctimas y daños graves ocurrieron en el distrito de Celebibag, cerca de Ercis.

"Hay muchas personas atrapadas bajo los escombros", aseguró el alcalde de Celebibag, Veysel Kesser, en declaraciones a la NTV.

"Hay gente que agoniza, escuchamos sus gritos en demanda de auxilio. Necesitamos asistencia urgente".

Dijo que diversos inmuebles se han derrumbado, entre ellos dormitorios de estudiantes, hoteles y gasolineras.

Nazmi Gur, legislador de Van, asistía al funeral de un sobrino cuando ocurrió el movimiento telúrico. El funeral fue abreviado y el legislador se sumó a las acciones de rescate.

"Al menos seis inmuebles se vinieron abajo. Logramos rescatar a algunas personas, pero vi cuando menos cinco cadáveres", expresó Gur por teléfono a The Associated Press. "Por el momento las acciones de rescate carecen de coordinación, todo mundo hace lo que puede".

"El temblor fue muy poderoso. Duró bastante", dijo Gur. "(Ahora) no ha electricidad, no hay calefacción, todos pasan frío al aire libre".

Numerosos residentes huyeron de Van en busca de refugio con sus parientes en las aldeas próximas.

"Me llevo a mi familia a nuestra aldea, nuestra casa está bien pero hubo grietas en nuestro edificio de oficinas", dijo Sahabettin Ozer, de 47 años y quien conducirá hasta la aldea de Muradiya.

La NTV dijo que el aeropuerto de Van tuvo daños y los aviones fueron desviados a ciudades cercanas.

Las autoridades carecían de información sobre las secuelas del sismo en las aldeas remotas pero el gobernador recorría la región en helicóptero. El gobierno envió carpas, cocinas de campo y mantas.

Algunas personas en Ercis dijeron que había escasez de pan, el alimento básico de Turquía, debido a daños en las panaderías.

Turquía se ubica en una de las zonas más sísmicas del mundo y la cruzan numerosas fallas geológicas. El lago Van, donde ocurrió el sismo, es la región más propensa a movimientos telúricos en el país.

El observatorio Kandilli, el principal centro sismológico de Turquía, dijo el domingo que el temblor tuvo la magnitud como para causar numerosos muertos.

"Calculamos la cifra de víctimas fatales entre 500 y 1.000", expresó Mustafa Erdik, jefe del observatorio Kandilli, en conferencia de prensa televisada.

El sismo también remeció edificios en los países vecinos de Armenia e Irán sin que se informara de víctimas ni daños.

Israel ofreció el domingo asistencia humanitaria a Turquía a pesar de las fricciones entre ambos países tras una redada de la marina israelí contra una flotilla de embarcaciones que llevaba asistencia a Gaza en un incidente que dejó nueve turcos muertos.

Turquía es sacudida con frecuencia por sismos. En 1999, dos temblores con magnitud superior a 7 remecieron el noroeste del país con resultado de 18.000 muertos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes