Sismo y tsunami siembran devastación en Japón

TOKIO ( AFP). Japón sufrió este viernes el peor terremoto jamás registrado en el archipiélago, de magnitud 8,9, seguido de potentes réplicas y de un tsunami de 10 metros que dejaron centenares de muertos y desaparecidos y desencadenaron alertas de maremoto en los países del Pacífico.

El balance podría ser de más de mil muertos, estimó la agencia de prensa Kyodo, aunque el último balance oficial es de 337 personas muertos y 531 desaparecidos.

Sin embargo, " los daños son tan importantes que necesitamos más tiempo para juntar datos, que están muy dispersos", reconoció un portavoz policial.

Las noticias de desastres de magnitudes inconcebibles llegaban sin parar.

De 200 a 300 cadáveres de personas que probablemente murieron ahogadas por el tsunami aparecieron en la costa de la ciudad de Sendai (noreste), de la prefectura de Miyagi.

En la región de Fukushima, un dique se rompió y el agua liberada arrasó viviendas.

Dos trenes fueron dados por desaparecidos, en la zona de Sendai y en la prefectura de Iwate (noreste).

También en Sendai, las autoridades indicaron que un barco fue arrastrado por el tsunami, sin otras precisiones.

Una gran explosión se produjo en un complejo petroquímico de esa ciudad.

El sismo se registró a las 14h46 (05h46 GMT), a 24,4 km de profundidad y a una centena de kilómetros de las costas de la prefectura de Miyagi y a 380 km al norte de Tokio, según datos del Instituto de Geofísica de Estados Unidos (USGS). Fue seguido por unas 40 réplicas, una de ellas de magnitud 7,1.

Las autoridades aseguraron que no hubo ningún escape radiactivo en las centrales nucleares, diseñadas para dejar de funcionar automáticamente en caso de temblores en una de las zonas con mayor actividad telúrica del planeta.

Pese a todo, se ordenó la evacuación de unas 2,000 personas que viven a proximidad de una central de Fukushima, al sur de Sendai.

El gobierno pidió el auxilio de las fuerzas estadounidenses estacionadas en el archipiélago para paliar los efectos del sismo y el tsunami.

El presidente estadoundiense, Barack Obama, anunció que un portaaviones se dirigía a la región para prestar asistencia. El sismo que sufrió Japón es algo " simplemente desgarrador", afirmó.

La mayoría de los países del Pacífico lanzaron alertas de tsunami, aunque en Asia sólo se reportaron hasta ahora oleajes menores.

En América latina, las primeras olas llegaron a la costa de Ensenada, en el noroeste de México, con una altura de medio metro pero que podrían llegar hasta dos metros.

La marea gigante se hará sentir a lo largo de todo el continente, hasta llegar a las 06H07 GMT del sábado a Puerto Williams, en el extremo sur de Chile, según las previsiones.

En Tokio, los edificios temblaron durante dos minutos después del sismo y la mayoría de los habitantes se precipitaron a las calles, mientras se desencadenaban una decena de incendios.

Un gigantesco incendio se produjo en una refinería de la ciudad de Iichihara, en la región de la capital.

Millones de personas se encontraban al caer la noche sin poder regresar a sus hogares a causa de la interrupción del sistema de transporte subterráneo.

Las autoridades instaron por altavoces a los empleados a dormir cerca de sus oficinas y los hoteles de la región pronto se llenaron.

Imágenes televisivas captadas desde un helicóptero mostraron buques de carga, automóviles y toneladas de materiales de todo tipo arrastrados por una gigantesca marea de agua pardusca estrellándose contra las costas.

También mostraron torrentes de lodo desbordando el cauce del río Natori y destruyendo campos en la zona de Sendai.

El sismo provocó una caída de la Bolsa de Tokio (-1,72%) y depreció la cotización del yen frente al dólar a su menor nivel en dos semanas y media (83,30 yenes por dólar).

Las acciones de las compañías de seguros y de las reaseguradoras fueron las más afectadas.

Según JPMorgan Cazenove, el coste vinculado al sismo en Japón podría situarse entre 1,000 y 2,000 millones de dólares solamente para los reaseguradores europeos, aunque se trata de una estimación " muy preliminar".

Los precios del petróleo también caían, debido a que Japón es uno de los principales consumidores mundiales de crudo.

Japón se halla en el llamado " cinturón de fuego del Pacífico", una zona de actividad volcánica sobre placas de la corteza terrestre que se hunden a gran velocidad geológica (varios centímetros por año) en otras placas, un fenómeno que acumula enormes tensiones que deben liberarse en forma de sismos.

Tokio está situada en uno de los puntos más peligrosos de ese cinturón, sobre la intersección de tres placas (la Euroasiática, la del Pacífico y la del Mar de Filipinas).

El Gran terremoto de Kanto (en la isla japonesa de Hanshu), en 1923, dejó unos 140,000 muertos, gran parte de ellos en los incendios que se desataron tras el temblor. La misma región había sido golpeada por un fuerte sismo en 1855.

En 1995, un terremoto mató a 6,400 personas en Kobe.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes