Situación en Honduras pone a prueba papel de Brasil

BRASILIA ( AFP). La situación en Honduras, donde el derrocado presidente Manuel Zelaya se refugia en la embajada de Brasil, pone a prueba el papel conciliador del gigante sudamericano y deja al descubierto diferencias con un aliado fundamental, Estados Unidos, coinciden analistas.

Expertos consultados por la AFP señalan que la presencia de Zelaya en la embajada brasileña, sumada a la condena del gobierno a la gestión de facto de Roberto Micheletti, situó a Brasil en el centro de la crisis hondureña pero en una posición que le impide actuar como mediador o interlocutor para facilitar una solución negociada.

" El protagonismo de Brasil quedó marcado por la opción del presidente Zelaya de escoger nuestra embajada, pero la resolución de esta crisis puede ser negativa, como por ejemplo si hay estallidos de violencia", sostuvo Fabio Reis, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Minas Gerais.

En la visión de Reis, en caso de episodios de violencia, " ese protagonismo de Brasil puede adquirir connotaciones negativas", y por ello la cancillería ha buscado convencer a Zelaya de que evite insuflar los movimientos sociales desde dentro de su refugio diplomático.

Para la especialista Maria Araújo, de la Universidad Federal Fluminense, " Brasil pasó por problemas localizados, como los ocurridos con Bolivia, Ecuador o Paraguay. Pero ahora está en el centro de una situación que preocupa a la propia ONU y a organismos regionales como la OEA".

En la crisis que se desarrolla en Tegucigalpa, dijo la analista a la AFP, Brasil " no tuvo habilidad para encontrar una alternativa a la confrontación, no fue capaz de crear una solución pacífica".

Este escenario, además, representó para Brasil el problema adicional de dejar en evidencia una nueva fisura en las relaciones con Estados Unidos, en particular después de que el representante estadonidense ante la OEA, Lewis Amselem, calificó de " irresponsable e idiota" el retorno de Zelaya a Honduras.

El canciller brasileño Celso Amorim mantuvo un diálogo telefónico con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, conversación en la que, de acuerdo a un diplomático, le expresó su " preocupación" ante las declaraciones de Amselem en la OEA.

El principal asesor presidencial brasileño para Relaciones Internacionales, Marco Aurélio García, dijo a la prensa que el comentario de Amselem fue " un poco fuera de lugar".

Araújo añadió que " es importante que dos actores tan importantes (Brasil y Estados Unidos) construyan una alternativa" para resolver la crisis hondureña.

" No hay interés de Brasil ni de Estados Unidos en que Honduras se convierta en un área de conflicto" para las relaciones bilaterales, afirmó. El interés brasileño en una mayor participación de la ONU, indicó Araújo, podría ser una forma de dejar atrás las diferencias entre los dos aliados.

Para los expertos consultados, es necesario aguardar el próximo paso en la crisis. " Por ahora, Zelaya jugó todas sus fichas. Es preciso esperar la próxima jugada para definir un escenario para Brasil", resumió Gonçalves.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes