Sobrevivientes de minas piden atención a gobiernos

MANAGUA (AP). Personas que quedaron mutiladas al caer víctimas de minas antipersonales en varios países latinoamericanos se reunieron hoy miércoles en la capital nicaragüense y pidieron que los gobiernos latinoamericanos dediquen recursos para atender sus necesidades.

"Queremos que los gobiernos que se han olvidado de nosotros dediquen recursos para atendernos", dijo a la AP Adiela Ramírez, una colombiana, de 40 años, que participó en el taller "Progreso y los desafíos de lograr una América libre de minas antipersonales".

En la actividad también participan delegados de la Organización de los Estados Americanos, la Unión Europea y de varios países de la región suscriptores del Tratado sobre Prohibición, Uso, Almacenamiento, Producción y Tráfico de Minas Antipersonales. También asiste la premio Nobel de la Paz 1997, Sylvie Brigot, quien dirige una campaña internacional con ese mismo objetivo.

El evento llegaron personas que sobrevivieron a explosiones de esos artefactos en Colombia, El Salvador, Nicaragua y Perú, entre los que estaba Ramírez, quien es madre de cinco hijos y ha debido someterse a una serie de cirugías reconstructivas desde que se activó una mina en el fogón donde comenzaba a hacer el desayuno de su familia campesina hace nueve años.

La mujer, oriunda de la región de Antioquia, ahora es experta en ilustrar a la población sobre cómo cuidarse de esos artefactos, pero consideró que "los gobiernos se han olvidado de nosotros".

Brigot dijo que las víctimas de minas reportadas oficialmente en Colombia son mas de 7,000 desde 1990. Se sumó al pedido de los sobrevivientes, pues a su parecer "no basta el desminado y la campaña de prevención", porque miles de víctimas que quedaron discapacitadas "viven en situación penosa de marginación".

Marlon Orozco, de 21 años, un nicaragüense del norte del país, quien perdió una pierna, una mano y un ojo al pisar una mina cuando a sus ocho años caminaba por un sendero, dijo que la OEA le pagó un curso de carpintería y le dio herramientas pero ahora no tiene dinero para echar a andar un taller, para lo cual pide apoyo del gobierno.

"Queremos también que el país quede libre de minas", agregó Orozco.

Las autoridades nicaragüenses estiman que quedan unas 17,000 minas sembradas en su territorio, a pesar de que 160,000 fueron ya destruidas.

Los países mas afectados por minas terrestres, según el taller, son Colombia, Perú, El Salvador y Nicaragua.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes