Suicida frustrado promete atentados en Pakistán

MULTAN, Pakistán ( AP). Sus cómplices provocaron una matanza en un templo sufí, pero un atacante suicida de 14 años que fue arrestado luego que su chaleco explosivo detonara parcialmente no se mostró arrepentido.

"¡Déjenme ir, quiero ser un mártir. Quiero mandarlos a ustedes policías al infierno!", gritaba el joven mientras era trasladado a un hospital y a su arresto, indicó el oficial de la policía Jalid Majmud.

El chico, que fue identificado como Fida Hussain, fue arrestado en el templo ubicado en el sector central de Pakistán poco después de otros dos atentados suicidas que mataron a 42 personas e hirieron a otro centenar.

El templo, ubicado cerca de la localidad de Dera Ghazi Jan en el sector central de Pakistán estaba atestado con miles de personas que asistían a un festival anual.

Otro sospechoso fue detenido en el templo, pero la policía no ofreció detalles sobre él.

El lunes, presuntos extremistas atacaron de nuevo, esta vez contra una estación de autobuses en la región noroccidental de Lower Dir, donde un artefacto explosivo mató a cinco personas, informó el policía Mohammad Gul.

Ningún grupo se adjudicó la responsabilidad del atentado y se desconocía la causa de la agresión.

Información obtenida de los dos detenidas podría ofrecer pistas de la red terrorista que fue la causante de los atentados.

El templo fue atacado porque los extremistas islámicos consideran la veneración de los santos sufí _una práctica muy generalizada y amada por los pakistaníes_ como algo no islámico.

Majmud dijo que ambos chicos procedían aparentemente de Waziristán del Norte, una de las siete áreas administradas por tribus cercanas a la frontera con Afganistán. Todas esas áreas son enclaves de extremistas, pero Waziristán del Norte es considerada especialmente como un bastión de terroristas.

El área se encuentra virtualmente bajo control militar y es hogar de extremistas de toda Pakistán y de otras partes del mundo.

Jovencitos, muchos de ellos con escasa o nula educación, son persuadidos por el Talibán para que se conviertan en atacantes suicidas. Además de no despertar sospechas, los analistas en terrorismo indicaron que los controladores de los chicos los encuentran fáciles de convencer para que lleven a cabo sus misiones suicidas.

Majmud dijo que Hussain y el otro agresor llegaron al templo aproximadamente una hora antes del ataque. Cuando el chaleco de Hussain falló en estallar, lanzó una granada pero le estalló cerca y le hizo perder una mano. La policía le disparó y lo hirió en el otro brazo.

Hussain fue atendido el lunes para curarle las heridas, dijo Majmud.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes