Suiza deporta a colombiana por representar una amenaza a seguridad nacional

La ciudadana colombiana detenida el pasado noviembre en Suiza por sospechas de vinculación con el terrorismo ha sido expulsada y deportada a su país por la amenaza que representaba a la seguridad nacional y sin perjuicio de un eventual proceso penal posterior, confirmó hoy a Efe el Ministerio para Asuntos Policiales.

La colombiana, de 23 años, de la que no se ha facilitado el nombre, fue detenida en el marco de una vasta operación antiterrorista llevada a cabo en Francia y Suiza, y desde entonces se encontraba en detención preventiva.

El pasado febrero las autoridades suizas decidieron que ella era una amenaza para la seguridad nacional y, en base a esas consideraciones y teniendo en cuenta la normativa de inmigración, decidieron expulsarla a su país.

Este miércoles fue deportada finalmente, según confirmaron hoy los servicios de prensa del Ministerio de Asuntos Policiales.

En este caso se aplicaron normativas administrativas que se toman en base a decisiones políticas y no penales.

Bajo la ley internacional, Colombia está obligada a aceptar a cualquiera de sus ciudadanos, sin perjuicio de lo que pueda hacer con ellos, si detenerlos o dejarlos en libertad.

La ciudadana colombiana tiene dos hijos de corta edad junto a su marido, un ciudadano helvético de 27 años que también fue detenido en la operación y sigue retenido en Francia.

Consultados los servicios de prensa sobre si los niños fueron también expulsados, explicaron que no pueden dar más detalles, dada la complejidad del caso, la doble nacionalidad y que esa decisión la toma otra institución.

Asimismo, preguntados sobre qué ocurre con el proceso penal abierto por la Fiscalía contra ella, los portavoces dijeron que éste sigue vigente, aunque no quisieron informar si eventualmente Suiza podría pedir su extradición para juzgarla en suelo helvético.

En el momento de su detención, la Fiscalía la acusó de haber violado la ley federal que prohíbe los grupos Al Qaeda y Estado Islámico (EI) y de haber apoyado a una organización criminal.

En la operación policial conjunta franco-suiza diez hombres y una mujer fueron detenidos acusados de participar de un grupo de discusión en la mensajería encriptada Telegram, sistema que utilizan asiduamente los yihadistas.

Según Suiza, el grupo hacía comentarios inquietantes sobre proyectos de acciones violentas, aunque la Fiscalía aseguró en su momento que ninguno de estos eventuales ataques se preparaban en suelo helvético.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7